“PROYECTO LORO ALISERO”

Amazona tucumana

volanton2 Proyecto Loro Alisero Proyecto Loro Alisero volanton2

El 18 de Febrero de 2005 Luís Rivera como Director del Proyecto Loro Alisero, el guardaparques de la cercana Reserva Natural de “Las Lancitas” y un servidor ofreciendo su modesta experiencia, acompañados de los indispensables guías locales, emprendimos el duro ascenso hasta el campamento base del Proyecto Loro a 1.800 m de altitud en la Sierra de Sta. Bárbara en la provincia de Jujuy. Comenzaba entonces mi siguiente aventura cargada de gratas experiencias y que una vez más quiero compartir con todos vosotros…

Durante el ascenso, insisto, duro ascenso… tuve ya la oportunidad de observar algunos de los vecinos con los que comparte Hábitat el Amazona tucumana en las Yungas Argentinas. El Loro Choclero (Pionus maximiliani), el Guacamayo de collar amarillo (Ara auricollis) y varios Conuros, como la Aratinga leucoftalmica y A. mitrata, el gran tucán Ramphastos toco o el impresionante Cóndor Andino son algunos de ellos.

Antiguos caminos para explotación maderera, que 14 años atrás permitían a las topadoras realizar su tan cruel fin, ahora facilitaban a los Biólogos el estudio en el corazón de la Yunga en su afán de conservar al Alisero y su hábitat.

escalada Proyecto Loro Alisero Proyecto Loro Alisero escalada

A esta altitud y en esta particular selva, el trabajo diario de estudio se veía complicado por las frecuentes lluvias que, a menudo, no cesaban día y noche durante varias jornadas consecutivas. Circunstancia que no nos hizo decaer nunca en nuestro empeño por contribuir a tan buena causa. Esta vez, acceder a los nidos era mucho más dificultoso, tanto por lo abrupto del terreno (bosques en inclinadas laderas) como por la altura de los árboles de nidificación. Ayudados de nuestros equipos de escalada procedíamos a la inspección de los escasos nidos encontrados de Loro Alisero, todos ellos con grandes orificios de entrada, no demasiado profundos y con una cavidad muy frecuentemente en forma de “L”, lo cual, me pareció de vital importancia para tenerlo en cuenta en los esfuerzos de cría en cautividad.

pichonesok2 Proyecto Loro Alisero Proyecto Loro Alisero pichonesok2   pichones Proyecto Loro Alisero Proyecto Loro Alisero pichones

A estas alturas de la temporada reproductora y cuando la casi totalidad de los pichones ya habían volado, descubrimos un nuevo nido con 3 pichones “bien pilitas”, (como denominan los lugareños a los pichones aun sin emplumar…) pudiendo así comenzar los que serán los primeros estudios de biología reproductora en campo de esta especie. Los pichones fueron pesados y medidos a lo largo de su desarrollo, mientras, procedíamos igualmente a estudiar el medio ambiente en el que se desenvuelven, haciendo estudios de vegetación y disponibilidad de alimento a diferentes altitudes. El examen de las semillas de sus buches, nos confirmó lo que estos estudios paralelos nos habían sugerido. Los reproductores descienden ladera abajo para conseguir el alimento necesario para sus pichones varias veces al día. En esta época del año, en las cumbres (donde nidifican) apenas hay ya frutos disponibles, lo que provoca estos desplazamientos locales…

Durante el periodo de estudio en el que he podido colaborar, era frecuente observar a los loros volando en parejas, y era fácil verlos acompañados de sus pichones realizando sus primeras peripecias voladoras. Los torpes juveniles, a menudo excesivamente confiados aún, son presas fáciles para sus depredadores. Se imaginan supongo, el sentimiento frustrante que nos suscitaba encontrar casi a diario, algún indicio de inevitable “macabro suceso natural”.

adultocomiendoAliso1 Proyecto Loro Alisero Proyecto Loro Alisero adultocomiendoAliso1    bebiendo3 Proyecto Loro Alisero Proyecto Loro Alisero bebiendo3

Al caer la noche, y a la vera de nuestro fuego, imprescindible para secar nuestras siempre mojadas ropas, compartíamos risas y experiencias, ajenos al acontecimiento del que íbamos a ser testigos. En varias ocasiones, en las noches de luna llena, donde la oscuridad de la noche no lo es tanto, pudimos observar los inéditos desplazamientos nocturnos que esta especie parece que realiza. Si, han leído bien, siempre esperando un claro, al retirarse las nubes que cubren la luna se han podido observar desplazamientos de alguna pareja de Loro Alisero en plena noche. Aunque los motivos aún los desconocemos, esto supone sin duda, un nuevo aliciente para seguir estudiando la biología de tan interesante especie.

En los meses de invierno, al igual que ocurre con la mayoría de las especies de psitácidas, los Aliseros se reúnen en grandes bandadas utilizando como dormideros algunos bosquetes de Alisos y de pinos exóticos. Luís Rivera y su equipo de colaboradores, han comenzado a censar la población en estos dormideros, pero sólo si disponen de financiación suficiente para seguir con sus estudios, podremos saber si el futuro de esta tan amenazada especie tiene alguna esperanza o no…

¡Estos loros no dejan de sorprendernos! Cualquiera de los que suponemos saber algo sobre loros, aseguraríamos que los Amazonas no bajan al suelo para nada, ¿verdad? Pues solo tienen que observar las fotos que adjunto. Nuevamente, Luís ha localizado algunos puntos donde, en los meses de invierno, grandes grupos de esta especie bajan a beber agua hasta el suelo. Sin duda, un documento sin precedentes…

Como pueden imaginar, solo si personas como Luís Rivera y su equipo pueden continuar estudiando a nuestras tan admiradas criaturas, seguiremos aprendiendo más acerca de su biología y por tanto tendremos herramientas para su conservación, cada día más necesaria y urgente. Desde mi humilde tribuna, os invito a que colaboréis con vuestras aportaciones económicas, bien a través de Loro Parque Fundación o bien, de manera independiente contactando personalmente conmigo en:

pichonparrotpeople@hotmail.com

La Conservación del Loro Alisero y las Yungas, depende de todos.

Mi más sincero agradecimiento a “Lucho”, por compartir experiencias, a sus padres, por su amable hospitalidad, a Don Benjamín y Doña Dora, por su colaboración, risas y guisos… al Alisero y a la Yunga, por tan grata experiencia…

Por Ángel Nuevo