exotics exotics loro



facebook twitter
Enviar a un amigoenviar a un amigo Imprimirimprimir
exotics exotics

Periquito de Bourke

Neophema Bourkii
Clasificación: Psittaciformes, Psittacidae, Neophema
Zona geográfica: Australia
Tamaño: De 20 a 23 cm


Tal vez este pequeño psitácido australiano, el periquito de bourke (neophema bourkii) no es demasiado espectacular. Pero la suavidad de su colorido, la dulzura de su comportamiento, la falta de agresividad con sus compañeros más pequeños de volador, su vuelo rápido y silencioso que recuerda al de una mariposa, la total ausencia de emisión de sonidos ruidosos o desagradables, habituales en buena parte de los psitácidos, un mutismo que sólo se interrumpe de vez en cuando con un canto suave y melodioso, su rusticidad y su facilidad de reproducción, le convierten en el psitácido ideal para principiantes y se adapta bien al tipo de instalaciones de que suelen disponer los aficionados en nuestro país.

Encuadrado en un principio dentro del género de los Neophemas (neophema bourkii), hace algún tiempo, teniendo en cuenta sus rasgos diferenciales con las restantes especies del grupo, rasgos que incluyen su imposibilidad de hibridación, ha sido englobado como especie única en un subgénero de éste denominado Neopsephotus (neopsephotus bourkii). Este subgénero es intermedio a los Psephotus, como el Rabadilla roja y el blue bonnet, y los auténticos Neophemas (espléndido, turquesa, elegans).

Periquito de Bourke (Neophema Bourkii)
Periquito de Bourke (Neophema Bourkii)
exotics exotics

Mutaciones

Existen cuatro mutaciones del periquito de bourke que se producen por una mayor o menor dilución de las melaninas: la mutación Isabel, Fallow y Amarillo, y Rosa -la última en aparecer hasta el momento- en que hay un gran enriquecimiento en intensidad y en extensión sobre la superficie corporal del lipocromo rosa.

Los rasgos característicos de cada una de estas mutaciones son:

Mutación Isabel: Es un factor de dilución ligera de las melaninas, algo más marcada en las hembras. Esta misma dilución afecta a las melaninas del ojo dándole un coló rojo-ciruela. Su mecanismo de transmisión es "ligado al sexo".

Mutación Fallow: La dilución de las melaninas del cuerpo es de un 50%. Los ojos, debido al grado elevado de dilución, son rojo vivo. El mecanismo de transmisión es recesivo.

Mutación Amarilla: Las melaninas están diluidas hasta un 75%. El lipocromo rosa sólo se ve afectado ligeramente por esta dilución. Lo que hace que amarillee. Los ojos son rojo intenso; el mecanismo de transmisión es también recesivo.

Mutación Rosa: El color general es un rosa aclamen o rosa rojo, con trazos de azul en los flancos y en la rabadilla. El pecho, abdomen, nuca y espalda son rosa intenso. Las mejillas y la garganta de color gris claro. Las rémiges primarias y borde anterior del ala, negro brunas como en la forma nominal. Las rémiges secundarias son rosas. El macho tiene una línea blanca en la frente y los ojos negros. El mecanismo de transmisión es "ligado al sexo". 

La mutación Rosa se ha combinado con las otras dando lugar a individuos Isabel-Rosa, Amarillo-Rosa y Fallow-Rosa. Se han descrito aberraciones que aparecen en sujetos aislados, pero sin haber sido fijadas.

Existen también ejemplares píos (manchados), que igual que los exóticos y psitácidos, salvo el periquito ondulado se descalifican en los concursos desde 1997 por decisión de la Organización Mundial de Jueces.

Descripción

En libertad, la talla del periquito de bourke es de 19 o 20 centímetros. En los ejemplares criados en cautividad la talla es algo mayor, con un promedio entre 21 y 23 centímetros, llegando algunos de ellos a alcanzar los 25 centímetros, en el caso de los ejemplares machos. Las hembras son algo menores.

El macho adulto tiene el plumaje de la corona, nuca, dorso, hombros, pequeñas coberteras internas, rabadilla y subcaudales de color bruno terroso.

La corona y la nuca presentan un reflejo rosa oscuro y las plumas están orladas de bruno más oscuro. Las plumas escapulares y las rémiges secundarias tienen los bordes de color amarillo verdoso. La rabadilla y las plumas subcaudales son ligeramente más oscuras que el dorso y están punteadas de azul pálido. Las coberteras superiores y centrales presentan también un tono más oscuro que el dorso con ribetes en sus bordes de un blanco amarillento mientras que en las pequeñas coberteras el ribete es azul pálido. Las plumas del pliegue del ala y las coberteras subalares son de color azul suave que contrasta de modo muy intenso con el azul oscuro de las grandes rémiges, las cuales están salpicadas irregularmente de reflejos verdosos.

Las rectrices centrales son azules y las restantes ligeramente más oscuras, con los filos exteriores blancos. Se observa una banda frontal de plumas azules de unos 4 milímetros de anchura, situada inmediatamente por encima del pico, presente incluso en los sujetos jóvenes. Los lores, regiones oculares y parte delantera de las mejillas son de un blanco sucio. La garganta y parte delantera del cuello de color rosa asalmonado con líneas transversales brunas. Los laterales del pecho y el vientre son rosados y los flancos, muslos, región anal y subcaudales de un azul pálido. El pico es de color córneo oscuro y las patas y ojos, brunos.

La hembra adulta es de talla algo menor, con la bóveda craneal más aplanada -en el macho la bóveda craneal es algo abombada-, la banda frontal es blancuzca aunque en ocasiones pueda tener algún reflejo azulado.

En general, los colores de la hembra son más apagados que en el macho, incluso el rosa. En la cara inferior del ala se puede observar una línea blanca que la recorre de parte a parte. Esta línea no se encuentra en los machos, pero está presente en los ejemplares jóvenes. La "cera" del pico (piel sin plumas que se encuentra en la base del pico) se torna de un color bruno más oscuro durante la época de celo.

Los ejemplares jóvenes son similares a la hembra, aunque los machos muestren más acusado el azul de la línea de la frente, y no alcanzan su coloración definitiva hasta los seis u ocho meses de edad.

Hábitat Natural

Hábitat y situación geográfica

Esta pequeña ave tiene como habitat natural el interior de las regiones centrales y meridionales de Australia, donde vive habitualmente en paisajes de sabana con algunos eucaliptos en los que busca refugio durante las horas centrales del día, ya que el período de máxima actividad del periquito de Bourke tiene lugar al alba y en el crepúsculo. Este tipo de comportamiento se observa también en cautividad.

El Periquito Bourke vio hace unos años amenazada su existencia, cuando se produjo una fuerte reducción de sus hábitats naturales ante la intensificación de las explotaciones agrícolas en Australia, su lugar de origen. La gravedad de la situación alcanzó tal extremo que en 1940 llegó a creerse en su extinción. Afortunadamente el gobierno australiano -país modélico en todo lo relacionado con la protección de sus especies autóctonas- adoptó una serie de severas medidas.

En la actualidad, adaptada a sus nuevas condiciones de vida, la población se ha recuperado hasta alcanzar valores normales.

Alojamiento

Para alojar una pareja de periquito de Bourke es conveniente disponer de un volador de 2 metros de largo x 1 metro de ancho y 2,5 metros de alto que puede ser exterior, siempre que se disponga de un sector cubierto y abrigado del frío y la humedad y sin corrientes de aire, o bien interior, dentro de una habitación suficientemente amplia y soleada y que disponga de una ventana que pueda abrirse fácilmente.

Dado su habitual carácter pacífico, el periquito de bourke puede convivir con otros pájaros de menor tamaño como canarios, pequeños exóticos granívoros, insectívoros, pequeñas tórtolas, etc.

También es posible la convivencia pacífica con otra pareja de Neophemas (espléndido, turquesa, elegans.), siempre tomando las precauciones necesarias a través de la observación del comportamiento por si aparecen fricciones serías que necesitaran de nuestra inmediata intervención.

Alimentación

La dieta básica del periquito de bourke consiste en una mezcla de semillas (dos partes de alpiste, dos partes de mijo blanco, una parte de mijo amartillo y media parte de avena pelada). Una o dos veces por semana se pueden añadir unas pipas de girasol y en la época de frío unos granos de cañamón de vez en cuando. 

Ahora bien, como la mayoría de los avicultores los mantenemos en voladores junto con otros pájaros, explicaré el sistema que uso para estos casos: En uno de los comederos pongo una mezcla de semillas para canarios (60% de alpiste, 20% de nabina negra, 10% de avena pelada, 4% de cañamón, 4% de negrillo y 2% de linaza), en otro comedero, aparte, dispongo una mezcla para exóticos (dos partes de mijo amarillo, una parte de mijo blanco y una parte de panizo) y una o dos veces por semana añado una pipas. Con esta dieta resuelvo las necesidades de todas las especies.

Durante la época de cría, y algunas veces fuera de ella, para que adquieran o conserven el hábito de comerla, les doy un poco de pasta de cría para canarios. Para los periquitos de Bourke, aunque todos suelen comerla, preparo una pasta esponjosa hecha con zanahoria y pan rallado a la que añado Gevral Proteína.

Como complemento incorporo algunos huesos de jibia partidos en tres o cuatro trozos y un comedero con grít. De vez en cuando, especialmente durante la muda, añado en el bebedero Tabernil Total a razón de 5 cm3 por litro.
 

Reproducción

El nido para el periquito de bourke debe ser una caja vertical de madera, con una base de 20 x 20 centímetros y unos 30 centímetros de altura. El orificio de entrada será de unos 5 centímetros de diámetro y estará situado en el centro de la mitad superior. En el interior es conveniente poner alguna estructura que les permita trepar desde el fondo y les facilite el acceso al orificio de salida. Puede ser un trozo de tela metálica clavada por dentro. Yo prefiero utilizar otro sistema, clavo en el exterior un listón de 2 a 3 centímetros de ancho situado a unos 3 centímetros bajo el orificio de acceso, esto les sirve para agarrarse al entrar. Este listón se corresponde con otro situado al mismo nivel en la parte interior del nido -pueden clavarse los dos listones a la vez- que sirve de ayuda para la salida. En el interior dispongo una capa de tres o cuatro dedos de serrín húmedo cubierto con otra capa de 2 centímetros de grosor de serrín seco. El objetivo es mantener cierto grado de humedad en el interior del nido que facilite el desarrollo de los embriones y la eclosión de los huevos.

Los nidos deben colocarse entre 1,80 y 2 metros del suelo. He comprobado que son muy caprichosos respecto a la elección de orientación de la entrada, por lo que conviene colgar uno o dos en cada pared para facilitarles la elección. Recuerdo a este respecto a una de mis parejas de cría que pasó dos años sin poner ni un solo huevo. Coloqué otro nido en la única pared del volador donde no había ninguno, sin darme tiempo a terminar de colocarlo entraron en el nido cuando todavía lo sostenía entre las manos y tres días después pusieron su primer huevo.

Los nidos no deberían colocarse hasta mediados de abril, cuando creemos que no se producirán bajadas bruscas de temperatura que pudieran coincidir con el nacimiento de los po-lluelos. De hecho, el único problema de este periquito es que la hembra cuatro o cinco días del nacimiento de los polluelos deja de acostarse encima de ellos y lo hace a su lado. Dicho de otro modo, no los "tapa", por lo que si desciende la temperatura las crías pueden morir de frío.

Una vez colgados los nidos actúan como estimulante del celo, el macho comienza a alimentar a la hembra y ésta a su vez empieza a investigar los nidos, hasta que encuentra uno que considera adecuado. Una vez elegido el nido entrará en él y no tardará en iniciar la puesta, que suele ser de un huevo diario hasta un total de cuatro o cinco. Los huevos son de color blanco puro que incubará ella sola durante un período de 18 días una vez puesto el tercer huevo. Durante el tiempo que dura la incubación y los primeros días tras el nacimiento de los polluelos la hembra apenas abandonará el nido. El macho entrará cada día para alimentarla solicitamente.

Los recién nacidos están cubiertos de un suave plumón blanco. Crecen con rapidez y suelen estar tumbados sobre el dorso. El anillamiento debe realizarse alrededor del octavo día con una anilla de 4 milímetros de diámetro. Los jóvenes abandonan el nido al cabo de un mes y los padres los continúan alimentando durante tres o cuatro semanas más.

Para entonces pueden considerarse totalmente independientes y es aconsejable separarlos de los padres, de manera que la hembra pueda iniciar su habitual segunda puesta. En ocasiones pueden hacer una tercera, sin embargo esto podría perjudicar a la hembra.

La alimentación de la pareja y de los polluelos una vez han abandonado el nido, es la habitual, aunque es conveniente añadir el suministro diario de la pasta de huevo y zanahoria. También se les puede dar un poco de pan mojado con leche, tomando la precaución de vigilar su estado de conservación para evitar que fermente. Para eliminar este problema es preferible no utilizarlo en aquellas ocasiones en que las temperaturas son excesivamente elevadas.

Artículos relacionados
Anillas de distintos diámetros - Anillas de distintos diámetros

El anillaje de las aves El uso de las anillas es un requisito imprescindible para cumplir con lo establecido por la ley, ... [+]


 
Especies similares