PATOLOGÍA REPRODUCTIVA EN LA HEMBRA

Infecciones de oviducto y ovario

Las infecciones de oviducto (salpingitis) se presentan sobre todo en aves adultas o viejas. Se pueden producir por extensión de infecciones de otros órganos de la cavidad celómica adyacentes (sacos aéreos, hígado…) o por infecciones provenientes de cloaca, vagina y útero. El cuadro clínico que provocan es bastante inespecífico: depresión, anorexia, aumento de los glóbulos blancos sanguíneos, etc., pero pueden llegarse a complicar cuando afectan a la porción uterina del oviducto, donde se deposita el calcio de la cáscara. Esta forma de salpingitis, llamada metritis, puede causar alteraciones en la calcificación de los huevos y, de manera secundaria, distocia.
Las infecciones de ovario (ooforitis), más que por sí mismas, son importantes porque se originan en infecciones sistémicas o de la cavidad celómica (peritonitis) y por tanto son un reflejo de enfermedad grave. Los signos con que se presenta son similares a los de la salpingitis y generalmente sólo se diagnostica mediante endoscopia.
El tratamiento variará según el estado del ave y el alcance de la infección.

Problemas con origen hormonal

Quistes ováricos

Descritos en periquitos, canarios y faisanes. Son folículos del ovario que no llegan a ovular, produciendo niveles elevados y constantes de hormonas sexuales que estimulan tejidos como el del propio ovario y el oviducto. Esta estimulación excesiva hace que en ocasiones aparezcan complicaciones como tumores ováricos o hiperplasia quística del oviducto.
En ausencia de problemas secundarios, los quistes pueden dar una sintomatología derivada del espacio que ocupan en la cavidad celómica: dificultad respiratoria, distensión abdominal, ascitis…, aunque también se han descrito en hembras clínicamente sanas, por lo que su importancia clínica es relativa.
Se pueden tratar con hormonas, pero tienden a reaparecer con el tiempo, así que la extirpación del ovario será la solución definitiva.

Hiperplasia quística del oviducto

Problema descrito en periquitos que consiste en la dilatación del oviducto y la aparición de pequeños quistes o masas en su capa interna (mucosa).
Los signos clínicos que provoca son los que se derivan del espacio que ocupa el oviducto dilatado en la cavidad abdominal (dificultad respiratoria, abultamiento abdominal, etc.).
Generalmente se asocia a la presencia de quistes ováricos, por lo que se piensa que su origen es hormonal, pero también se han descrito ciertas alteraciones del desarrollo como posibles causas.

Peritonitis por huevos ectópicos

DSCN5601 Patología reproductiva en la hembra Patología reproductiva en la hembra DSCN5601

Radiografia laterolateral de una Carolina.Dos huevos ectópicos calcificados como consecuencia de la rotura del oviducto.

 

Un huevo puede llegar a la cavidad celómica por dos vías: por una ovulación ectópica (El ovario “deja caer” el huevo a la cavidad celómica) o por la ruptura del oviducto. La primera situación puede darse por una descoordinación entre ovario e infundíbulo eb el momento de la ovulación, por problemas funcionales del oviducto o por ciertos movimientos fisiológicos del oviducto (movimientos antiperistálticos). La segunda, como consecuencia de una distocia, un traumatismo, una neoplasia, salpingitis o hiperplasia quística.

Cuando el huevo llega a la cavidad celómica puede ser reabsorbido de forma asintomática ( lo más habitual en caso de ovulación ectópica) o puede inducir una reacción inflamatoria en el peritoneo (peritonitis).Las peritonitis pueden ser sépticas (con contaminación microbiana) o asépticas (solamente irritación del peritoneo, sin componente infeccioso). El factor que determina que una peritonitis sea séptica o no todavía no se conoce.
La sintomatología es muy variable: desde la ausencia de signos de muchas ovulaciones ectópicas a la muerte repentina que puede producir una peritonitis séptica, pasando por dificultad respiratoria o signos inespecíficos de infección. El tratamiento depende de la situación y los signos clínicos, y en ocasiones pasa por la extracción quirúrgica del o los huevos y el oviducto.

DSCN5594 Patología reproductiva en la hembra Patología reproductiva en la hembra DSCN5594

Intervención quirúrgica en el oviducto. Ausencia de huevos y aspecto abultado e irregular de la mucosa

 

Puesta crónica

Se define como puesta de tamaño mayor al normal, o bien puestas repetidas independientes de la presencia de un macho o de la estación reproductiva. Es un problema típico de psitácidas criadas a mano.
En teoría una hembra puede poner huevos de forma continuada mientras se le garantice un aporte nutricional adecuado, sin embargo las puestas crónicas de las aves de compañía acaban resultando problemáticas por la dificultad de conseguir este aporte nutricional o por el desgaste físico y psicológico que supone una puesta prolongada. Además las pautas de comportamiento que adoptan las hembras afectadas (arrancarse plumas, regurgitar, incubar los huevos día y noche) empeoran su situación.
Por otro lado aumentan las probabilidades de que se presenten problemas relacionados con la puesta como las distocias o la hipocalcemia.
El tratamiento pasa por eliminar el objeto o animal hacia el que se dirige el comportamiento sexual (si se trata del propietario, habrá de ignorar al ave durante un tiempo), eliminar el nido y provocar un estrés ambiental (reducir las horas de luz a unas 8- 10, cambiar la jaula de habitación, disminuir la cantidad de comida a disposición del ave –si se considera prudente- ). En ningún caso se deberían simplemente retirar los huevos del nido, ya que un nido vacío es uno de los estímulos más potentes para la puesta.
Si el estado físico del animal lo requiere o si se han presentado alguna de las complicaciones será necesaria también la atención veterinaria.
En caso de no funcionar las medidas anteriores se puede intentar el tratamiento mediante hormonas o, como solución definitiva, la extirpación quirúrgica del oviducto ( salpinohisterectomía).

Texto y fotos:Neus Morera