Características comunes de los nidos

En el mercado nacional se encuentran fácilmente cajas de nidación para carolinas, agapornis y periquitos, pero cuando se trata de aves de mayor tamaño lo que nos vemos obligados a hacer habitualmente, es construirlos nosotros mismos. En algunos países que nos llevan una cierta ventaja en el terreno de la avicultura, la oferta es mucho más amplia y abarca prácticamente todas las especies que pueden mantenerse en cautividad. A pesar de ello, son muchos los avicultores que prefieren construir sus propios nidos. En este artículo trataremos de materiales,medidas y consejos sobre nidos.

Independientemente del tamaño del nido, que será proporcional al tamaño de la especie al que vaya destinado, existen unas características comunes para todos. Son las siguientes:

-El agujero de entrada debe ser circular y estar situado en la parte superior del nido.

-Por debajo del orificio de entrada fijaremos una percha corta que facilite la entrada y salida del nido.

-En los nidos de grandes dimensiones debemos situar, dentro del nido y por debajo de la apertura de entrada, una escalerita hecha con tela metálica y fijada a la pared.

-Debe haber una portezuela en la parte baja del nido que nos permita controlar la marcha de la nidada.

-Escavar un pequeño hoyo en el fondo del nido que ayudará a evitar la dispersión de los huevos y facilitará la incubación.

 

Materiales

Madera

Es el material básico. No es aconsejable el uso de aglomerados que resisten poco la humedad ambiental y se deterioran con relativa facilidad. Otros materiales como el contraplacado son más resistentes incluso al pico de estas aves.

En el caso de aves especialmente destructivas con la madera como las cacatúas, es recomendable reforzar las aristas y el orificio de entrada con materiales de metal como el hierro y el acero inoxidable. El aluminio es poco resistente y la ingesta de sus partículas puede llegar a ser tóxico para las aves. En los ángulos interiores se clavan unos listones de madera para que puedan roerlos y proveerse a sí de material para cubrir el fondo del nido.

En general las cajas de nidación son más prácticas que los troncos naturales, que son difíciles de limpiar y de mantener derechos. El nido puede recubrirse de corteza por fuera para que tenga un aspecto más parecido al de un tronco, tal y como se da en la naturaleza. A pesar de todo, algunas especies como la cacatúa de la Palmera y el loro de Pesquet necesitan de un tronco donde excavar su nido como estímulo para la reproducción.

Plástico

Se usa para especies de menor tamaño y aunque en teoría es más higiénico, ya que es muy fácil de limpiar, tiene el inconveniente de ser un material que impide la transpiración y no absorbe la humedad.

Metal

Algunos avicultores usan cubos de basura o bidones metálicos como cajas de nidación de guacamayos y cacatúas. La razón es que estas aves son grandes destructores de madera, sin embargo, el metal es poco adecuado, especialmente durante las épocas en que las temperaturas son más extremas. En verano se calienta excesivamente y en invierno se mantiene extremadamente frío. Al igual que el plástico, no puede roerse, conducta natural en las aves cuando están construyendo su nido que estimula la reproducción.

 

Medidas orientativas para pajareras

 

Medidas orientativas de nidos
Especies Altura (cm. Base (cm) Diámetro orificio de entrada (cm.)
Agapornis   22 20 x 15   5-6
Neophemas 30 20 x 20   5-6
Carolinas,pionus,poicephalus 30 23 x 23   6
Rosellas y periquitos australianos 45 25 x 25   7,5
Loris y loriquitos 50 25 x 20   5-7
Amazonas y yacos 50 30 x 30   7,5
Pequeñas cacatúas 50 35 x 30   10
Grandes cacatúas               60 45 x 45   15
Guacamayos 90 75 x 75   20-25

 

Formas

La forma más común y más utilizada en avicultura es la rectangular, ya sea en posición vertical u horizontal. Este tipo de caja es aceptado por una gran variedad de especies. Sin embargo, existen distintos diseños igualmente válidos que pueden satisfacer las preferencias de cada animal. Generalmente existen tantas formas como avicultores. Al margen de los gustos personales desarrollaremos los tres tipos más prácticos para tres grupos de aves: yacos y amazonas, cacatúas y guacamayos.

Nido yacos y amazonas Materiales,medidas y consejos sobre nidos  Materiales,medidas y consejos sobre nidos sArticle 20111216200907 13

 

 

Nido para yacos y amazonas

 

La forma rectangular clásica ha demostrado a lo largo de los años ser la mayoritariamente aceptada por estas especies.Es la más sencilla de construir y de más cómoda limpieza. (ver Fig.   )

 

 

 

 

 

Nido para cacatúas

 

 

sArticle-20111216201125-69 Materiales,medidas y consejos sobre nidos  Materiales,medidas y consejos sobre nidos sArticle 20111216201125 69
Dado el comportamiento agresivo de algunos machos de esta especie y de su participación activa en la incubación de los huevos, el diseño de la caja de anidación presenta algunas características diferenciales con respecto a la anterior. Sea cual sea el formato elegido, el nido debe tener dos orificios de entrada que faciliten la huída de la hembra en el caso de ser agredida dentro del nido. La parte interior del nido tiene un panel que lo divide en dos partes. Cada una de las secciones resultantes se comunican por la parte inferior y a su vez, con uno de los orificios de entrada .

 

 

 

 

Guacamayos

La forma más común es la rectangular, que puede colocarse vertical u horizontalmente. Nido Guacamayos Materiales,medidas y consejos sobre nidos  Materiales,medidas y consejos sobre nidos sArticle 20111216201131 81Algunos avicultores consideran la colocación horizontal como la más adecuada teniendo en cuenta la longitud total de estos animales.

 

 

 

 

Otros diseños

Los nidos en forma de L, algunas veces invertida, tienen la ventaja de tener la cámara de nidación desplazada con respecto al orificio de entrada, lo que por una parte favorece las condiciones de oscuridad y por otra evita la caída brusca encima de los huevos, que puede causar su rotura accidental. La L invertida permite que el macho pueda permanecer en la parte alta del nido, desde donde puede vigilar el exterior sin molestar a la hembra. Además, cuando inspeccionamos el nido, los padres pueden desplazarse a esta parte del nido sin necesidad de abandonarlo.

sArticle-20111216201155-4 Materiales,medidas y consejos sobre nidos  Materiales,medidas y consejos sobre nidos sArticle 20111216201155 4                                                 sArticle-20111216201203-33 Materiales,medidas y consejos sobre nidos  Materiales,medidas y consejos sobre nidos sArticle 20111216201203 33

 

 

 

 

 

 

 

Consejos prácticos

La escalerilla interior que situaremos por debajo del orificio de entrada, debe hacerse empleando materiales lo más rígidos posible, como tela metálica gruesa o reja y tener cuidado de que esté firmemente sujeta a la pared, para evitar que se desprenda y deje atrapado al animal sin poder salir.

Los registros deben tener una medida que permita introducir la mano y acceder al interior para cualquier eventualidad. La situación de esta puerta de registro variará en función del tipo de nido utilizado. Obviamente nunca deberá estar excesivamente cerca de la base ya que hay que pensar en el espacio que ocupará la turba, viruta y otros materiales que recubren el fondo. Una medida aconsejable serían unos 10 centímetros.

Como material de anidación no es recomendable utilizar serrín, que puede ser dañino para los pollos si se les introduce en los ojos o es ingerido por accidente.

El orificio de entrada debe estar situado en la parte más alta del nido y no centrado, sino más cerca de uno de los laterales. De esta forma se aprovecha el espacio interior al máximo. Aunque la forma circular es la más extendida no hay que desechar otras posibilidades. Un cuadrado o un rectángulo con los ángulos romos pueden resultar igualmente atractivos para las aves.

En las especies de mayor tamaño y que estén cerca de la madurez sexual, se debe tapar el orificio de entrada con una madera, relativamente blanda (tipo pino blanco), que a su vez dispondrá de un pequeño agujero que actuará de estímulo para la reproducción.

La madera de la base debe ser de un grosor mayor que el de los laterales para evitar accidentes en aquellos casos de hembras que muerden el fondo. Además es más aislante en caso de un descenso de temperatura y retiene mejor la humedad ambiental tan necesaria para la eclosión de los huevos.

Si usamos tablas (piezas estrechas) para formar las paredes laterales de los nidos debemos asegurarnos de encolarlas y clavarlas bien juntas evitando ranuras por dónde pueda penetrar la luz.

 

Ilustraciones: Jordi Rabascall