exotics exotics loro
Artículos de interés
Reportajes

Los Tangaras han vuelto

facebook twitter
Enviar a un amigoenviar a un amigo Imprimirimprimir

Los Tangaras son pájaros míticos de la postguerra, favoritos de los años 50 a 80, estas encantadoras criaturas han ido desapareciendo poco a poco de nuestro entorno. Hoy reaparecen.

Estas aves representan la belleza absoluta y un estatus social envidiable dentro del pequeño mundo de los aficionados a los pájaros. Durante los años cincuenta y sesenta era frecuente verlos en los aviarios y en las exposiciones a pesar de tener un precio no siempre justo y de conocerse muy poco a cerca de los cuidados requeridos. Lo que importaba de verdad era que exponer uno o más tangaras daba una sólida reputación y provocaba murmullos de admiración a nuestro paso. En esta época, evidentemente con algunos años menos, y un bolsillo bastante modesto me contentaba con admirar las investigaciones de los especialistas en el género, prometiéndome a mí mismo que algún día formaría parte de este universo elitista.

Posteriormente este sueño se desvaneció. Su precio cada vez más elevado, su reputación de fragilidad, el cese de importaciones y una legislación cada vez más represiva con respecto a nuestros amigos alados de los trópicos, todos esos elementos negativos juntos provocaron una falta de afición progresiva del público y un regreso hacia las especies menos complicadas y... más rentables. Pero igual que el ave Fénix renació de sus cenizas, un mito alado jamás muere y hoy lo que no era más que un aleteo se ha convertido en una verdadera resurrección.

En el último festival CDE en Ingré, cerca de Orleáns, los colibrís de Philippe Moynet, los guit-guit de Christiane Herbert y la Tangara mexicana de Suzanne Thareaut atrajeron todas las miradas, a pesar de que éste último tenga un valor bastante modesto. Sin embargo qué alegría poder pronunciar de nuevo esta palabra mágica "tangara"

Tangara seledonDacnis cayana macho

 

 

 

 

 

 

 

 

El término “tangara”

El vocablo “tangara”que procede de la lengua de los indios Tupis-Garanís, poblados dispersos por la zona Este de América del Sur con una gran riqueza lingüística y cultural que nos han legado palabras, tan conocidas como tucán, tinamú, cotinga y por supuesto tangara. Derivada de las palabras at (que baila) y ara (en círculo) refiriéndose a las danzas nupciales de los saltarines (familia de los Pipridae), esta denominación se ha hecho extensible a toda una serie de especies con el plumaje multicolor, verdaderas cascadas de piedras preciosas bajo el abrasador sol tropical.

Los Tupis brasileños denominaban a los guit-guit y a los tangaras de tamaño medio con la palabra "sai" mientras que añadían los sufijos como açu y guaçu para los más grandes (Thraupis y Ramphocelus). Por último los españoles, en contacto con los indígenas del Paraguay, Uruguay y Argentina, difundieron la palabra "tangara" por toda Europa. Término que ha sufrido evidentemente algunas transformaciones, aunque muy ligeras, en contacto con otras lenguas: tangaren en Alemania, tangarer en Dinamarca, tangare en Italia, tangara's en los Paises Bajos y tanagers en los países Anglo-sajones.

En la literatura antigua los tangaras de pequeña o mediana talla, se conocían por el nombre de callistes (del griego Kallos, bonito) o de callopizas (pinzón hermoso). Por aquel entonces el término spiza se reservaba para especies distintas como los gorriones o los cardenales. Hoy en día los descubrimientos genéticos están en pleno desarrollo y por tanto cabe esperar clasificaciones o reclasificaciones en las próximas décadas. Por el momento el término tangara concierne a la mayor parte de los miembros de la familia Thraupidae.

Eufonia violacea hembraÁrea de distribuciónEufonia violacea macho o bonito lindo

 

 

 

 

 

 

 

 

Se han descrito alrededor de 230 especies de tangaras entre las que se incluyen los "azucareros" (honeycreepers) como el Azucarero verde o los guit-guits así como las Tanagrelles y los Euphones. Todos ellos pájaros dotados de colores brillantes, que se encuentran en gran parteen las zonas tropicales de América central y América del Sur. Suelen unirse a otras variedades distintas o con otras especies, ya sea en el suelo o en los árboles e incluso cerca de las viviendas o de los jardines donde forman unos extraordinarios grupos de gran colorido. Algunos países son más ricos que otros en tangaras, como es el caso del Ecuador, Brasil, Perú o Colombia. Excepto algunas especies migratorias instaladas en los estados del sudeste de los Estados Unidos como el popular tangara de cabeza roja (Piranga ludoviciana). El área de distribución de los Thraupidae se extiende desde América Central (sur de México) a toda la América del Sur excepto Chile y gran parte de Argentina.

Alimentación
Los tangaras son pájaros de talla media ( de 10 a 23 cm., aunque la mayoría de las especies miden 13-14 cm), el pico es robusto, y a veces termina en un pequeño gancho que les permite desgarrar las bayas y los frutos que tanto les gustan. Unos comen pequeñas cantidades de semillas y muchos de ellos cazan insectos en el suelo o en los árboles. Algunos tangaras denominados tangaras hormigueros (entre ellos el Tangara de cabeza gris Eucometis penicillata y el tangara de galones blancos, Tachyphonus rufus) tienen la costumbre de seguir a los batallones de hormigas rojas (marabuntas) que a su paso aterrorizan y hacen huir a centenares de insectos de manera que los tangaras no tienen más que capturarlos en pleno vuelo.Al contrario de lo que hacen las especies "tragonas" como es el caso de los tucanes, que tragan de una sola vez, los tangaras prefieren saborear las bayas y los frutos en pequeños bocados para extraer mejor su dulce jugo. Son pájaros "masticadores".

Debido a su modo de alimentación en gran parte frugívora, los tangaras han colonizado todas las zonas boscosas desde las llanuras hasta los pequeños macizos montañosos ( tangaras de las montañas) a una altitud de 500-3200 metros o más. Del mismo modo podemos precisar que estos pájaros, al expulsar las semillas no digeridas de los frutos a gran distancia son la causa del crecimiento de bosques en algunas zonas que a su vez se convierten en una reserva de alimento. Por otra parte contribuyen a la instalación de plantas epifitas ( que crecen en las cavidades de los árboles o encima de sus ramas) o parásitas como el gui del manzano sembrado por las deyecciones viscosas de los pequeños tangaras, los euphones.

Tangara cyanocephala macho o sara militarThraupis cyanoptera o Sanhaao de encontro azul

Comportamiento
La mayoría de los tangaras son sedentarios, se alimentan y se reproducen en la región en la que han nacido. Esto tiene ventajas e inconvenientes: por una parte hace que sea más fácil proteger su hábitat, pero si esto no se hace, las especies aladas se hallan en peligro de extinción a más o menos largo plazo. Actualmente se encuentra en esta categoría la tangara de rabadilla azul (Canabis tanager, T. canabis) que se encuentra en el estado de Chiapas, en Méjico, o al sur de Guatemala, y el tangara hormiguero de mejillas negras de Costa Rica. Para muchas de las especies de tangaras la situación es estable excepto en el caso del Tangara fastuosa víctima de la deforestación de la selva primitiva (Mata Atlántica) al nordeste brasileño o el euphone de cabeza azul (Euphonia musica) apreciado como pájaro doméstico. Sin embargo a causa de su alimentación en gran parte frugívora, y por tanto sucia, y del hecho de que carecen de un canto melodioso, estas pequeñas joyas aladas nunca han sido realmente buscadas por la población local. El canario lo es infinitamente más que los granívoros de nuestras exposiciones: diamantes mandarines, diamantes de Gould, isabelas del Japón...

Thraupis epicopusReproducción
Muchos tangaras son monógamos en el momento de la cría aunque algunos de ellos pueden ocuparse de dos hembras a la vez, entre otros el Tangara de rabadilla roja (Ramphocelus passerinii) o el conocido Tangara obispo (Thraupis episcopus). La estación reproductora tiene lugar en el momento del año en que la comida es más abundante. A menudo el macho ofrece de comer a su compañera y, mediante danzas nupciales más o menos sofisticadas, exhibe las zonas de su cuerpo más ricas en color, para seducirla. Es por ello que los pequeños manakins has sido justamente denominados pájaros bailarines. Sus piruetas filmadas y retransmitidas en videos brasileños son simplemente fantásticas.

La construcción del nido y la incubación, pueden ser competencia exclusiva de las hembras o bien de la pareja según las especies. Las puestas son de dos huevos y el período de incubación de 12 a 17 días. Los jóvenes se independizan muy pronto, concretamente al cabo de poco más de dos semanas. El nido tiene forma de copa y esta construido con raicillas, musgos, hojas secas y briznas de hierba y situados en el punto de ramificación de los árboles o en las zarzas. Muchos de los tangaras hacen varias nidadas por año.

Thraupis ornataTachiphonus coronatus macho o tià preto

 

 

 

 

 

 

 

Estatus general
Cada especie de la familia Traupidae tiene una población que depende de la comida y las condiciones climáticas que hay en un territorio específico. Las zonas que sufren tornados o ciclones pueden generar pérdidas importantes de un año a otro. Lo mismo ocurre con la deforestación provocada por una actividad humana desordenada (como es el caso ya citado del nordeste brasileño patria de la célebre Tangara fastuoso que sufre de un descenso importante de población) que ha reemplazado la selva primitiva por efímeros cultivos destinados a la alimentación para acabar con la desertización que se intenta detener no sin grandes esfuerzos.

A pesar de un entorno que se conserva intacto, algunas especies de tangaras ocupan solo territorios muy pequeños por razones más o menos conocidas. Concurrencia inter-especies, especialización excesiva en zonas menos favorables a la reproducción y al mantenimiento de las nidadas, condiciones climáticas de geometría variable, son todos ellos fenómenos que pueden reducir las poblaciones locales de tangaras a pequeños efectivos incluso sin intervención humana.

Consultando libros especializados y los mapas geográficos referentes a cada una de las 230 especies se puede observar importantes diferencias que a veces no tienen explicación. El Tangara cyanicollis, importado de forma regular tiene una zona de distribución mucho menos extensa que la de la Tangara mexicana que solo se importa de tarde en tarde. Lo mismo ocurre con la T. icterocephala en relación a la menos frecuente Ramphocelus carbo y sin embargo extendida por la mitad sur del continente suramericano. Seguramente existen también legislaciones más laxas unas que otras. Por último solo cabe prevenir a los aficionados frente a los abusos y desear que se anticipen y se dediquen a la reproducción de especies cuya importación con toda seguridad pueda verse interrumpida en breve.

Texto: Guy Barat


3 COMENTARIOS
Comentarios
mundoexotics mundoexotics mundoexotics avatar daniel fraco 2013-03-15 09:30:12

me gustan en espcial estas avez

mundoexotics mundoexotics mundoexotics avatar gerardo 2011-06-28 12:45:38

yo conozco varias personas que qan logrado reproducirlas en cautiveio, incluso yo estoy tratando en venezuela conozco dos personas tambien tengo un amigo en Inglaterra que siempre saca crías, busquen en facebook "tangaras cria y reproduccion en cautiverio ahi conseguiran todo tipo de informacion es un grupo creado por mi y varios criadores

mundoexotics mundoexotics mundoexotics avatar Miguel 2011-05-20 10:05:38

Buenas tardes les escribo desde venezuela, asi como la gente cria canarios, en lo particular a mi me gustan del genero tangar, vivo a 1500 metros sobre el nivel del mar y muchas de estas aves emigran por esta zona, a mi me gustaria poder sacarle crias en cautiverio y con el tiempo ir soltando en su temporada algunas de ellas, este es mi pasatiempo, pero no he logrado que un ave ya adulta saque crias en cautiverio, me gustaria saber si alguien lo a logrado. Gracias

publica tu comentario PUBLICA TU COMENTARIO