Como cualquier ser vivo, un loro necesita fuentes de vitaminas y minerales (frutas ,verduras y cereales), carbohidratos (semillas) , proteínas (piensos, huevo cocido, gusanos de harina, queso, etc.) más un poco de grasa (pipas). Además necesita suplementos diarios de vitaminas que se le administrarán mezclados con la comida y no en el agua de bebida. El calcio se suministra con un bloque de minerales o con un hueso de sepia. La dieta idónea incluirá estos elementos. No obstante cualquier dieta que elijamos debe cumplir estos requisitos: cubrir las necesidades nutritivas del loro, el mantenimiento de la higiene, el enriquecimiento psicológico y que los desechos y el coste sean mínimos.

 

Las pipas y los minerales
Qué conviene saber sobre el uso de las pipas como dieta principal de un loro. En primer lugar debemos saber que las pipas no son ninguna fuente importante de vitaminas ni de minerales. Las pipas suministran principalmente grasas y algunos aminoácidos. Además el calcio y el fósforo juegan un papel muy importante en el buen funcionamiento del organismo del loro. La proporción idónea de calcio:fósforo para un loro es de 1,5:1. Las pipas tienen una relación de 1:8. Así pues una dieta que consista básicamente en pipas aportará un exceso de fósforo que impedirá una correcta absorción del calcio. Otras dietas que consisten únicamente en semillas aportarán una relación de 5,6:1 pudiendo llegar hasta una proporción de 9:1. Hasta el momento no se ha podido comprobar que el exceso de calcio sea perjudicial para el loro en relaciones de 2,5:1. Las aves ponedoras exigen niveles de calcio de 3:1. Al margen de los problemas de desequilibrio en la relación calcio:fósforo, el nivel de grasas aportado por las pipas pueden llegar a un 45-55%. Este nivel tan alto causará una reacción del organismo y provocará la formación de substancias que pueden bloquear la asimilación del calcio , del fósforo y de algunas vitaminas. El consenso actual entre los veterinarios de aves, es que en la dieta de los loros el nivel de grasa debería mantenerse entre el 4 y el 10%.

sArticle-20101120213915-12 Las pipas y su papel en la dieta del loro Las pipas y su papel en la dieta del loro sArticle 20101120213915 12

Las pipas y la grasa
La grasa es la fuente más concentrada de energía. La energía que no se utiliza inmediatamente queda almacenada en el organismo, sobretodo en aves que se mantienen dentro de una jaula y por lo tanto no tienen acceso al ejercicio diario. El resultado será una ave obesa. La puerta a muchos problemas se abre cuando el animal engorda en exceso y la probabilidad de que pueda enfermar aumenta a la vez que disminuye el éxito reproductivo. Pero a la vez la grasa es también una fuente de elementos nutritivos e imprescindibles para el buen funcionamiento del organismo del ave. Los aceites esenciales son necesarios para el crecimiento y el metabolismo normal del loro. Pero dado que su organismo no puede sintetizarlos es necesario el aporte suplementario a su dieta.

Los dos aceites esenciales que necesitan los loros son el ácido linoleico y el ácido araquidónico, ambos son grasas no saturadas que se encuentran en las plantas en forma líquida. Las semillas como las pipas, los cacahuetes, el cáñamo, el sésamo, el lino, la semilla de la amapola y el aceite de maíz son buenas fuentes de ácido linoleico. A partir de esta sustancia el organismo puede sintetizar el ácido araquidonico. Por lo tanto es el ácido linoleico el que necesitan los loros para su mantenimiento. La carencia de este ácido puede esta relacionada con la disminución de la fecundidad en los machos, con el menor tamaño de los huevos y con la muerte de los embriones,. También puede conllevar problemas de crecimiento de los polluelos y un aumento de la grasa almacenada así como problemas hepáticos. La grasa proporciona también algunos lípidos esteroidicos como la testosterona, el estrógeno y la hidrocortisona. Estos componentes de la grasa son vitales en la reproducción y en el mantenimiento sano del cuerpo. En conclusión la grasa de origen vegetal es mejor suministrarla en cantidades adecuadas para mantener el peso óptimo del loro teniendo en cuenta el tiempo ( de frío o de calor) y la época de vida del loro ( la muda, la reproducción, el crecimiento, etc.)

sArticle-20101120213944-57 Las pipas y su papel en la dieta del loro Las pipas y su papel en la dieta del loro sArticle 20101120213944 57

Las pipas como fuente de aminoácidos 
Los aminoácidos son los componentes básicos que utiliza el organismo del loro para la fabricación de proteínas. Existen diez aminoácidos esenciales en las aves: la lisina, la arginina, la metionina, la treonina, la leucina, la isoleucina, la valina, la fenilalanina y el triptófano. Más otros tres que se forman a partir de los anteriores: la cistina, la hidroxilisina y la tirosina. Las proteínas completas contienen todos los aminoácidos esenciales y son de origen animal. Es decir se encuentran en la leche, los huevos, la carne, el pescado y los gusanos de harina. El loro no puede digerir los productos lácteos por falta de una enzima, la lactosa, que descompone los azúcares lactosos. Estos productos pueden perjudicar la salud del loro si se suministran en cantidades excesivas. Por tanto debemos buscar una fuente mejor de estos aminoácidos. Los huevos son un alimento casi perfecto para el loro. Este ha crecido dentro de un huevo con los elementos del huevo como única comida. El huevo contiene todos los aminoácidos esenciales para mantener la buena salud del loro adulto. Pero una advertencia … sólo se les debe dar huevo duro para comer y en cantidades que vaya a consumir de inmediato. Los huevos también alimentan a bacterias patógenas que causan enfermedades en los loros. Las comidas de origen vegetal, incluyendo las semillas, no contienen las “proteínas completas”. Contienen uno o más de los aminoácidos, pero no los demás. Un ejemplo es el del panizo ( bajo en arginina), el mijo ( bajo en triptofano) y el alpiste (bajo en metionina pero alto en arginina e histidina). En consecuencia una mezcla de los tres es más equilibrada que una dieta que consista en una sola semilla. Otro ejemplo es el trigo ( bajo en lisina) y el maíz ( bajo en triptófano). Al mezclar ambos en la dieta evitaremos un posible déficit en estas sustancias. Algunas fuentes buenas o adecuadas de lisina y metionina son los piensos basados en carne, pescado, soja o maíz (con gluten); la levadura de cerveza, el germen de trigo, los guisantes, los cereales, las nueces, la avena, el alpiste, la cebada, el mijo y las pipas. Las semillas ricas en grasa contienen más aminoácidos que las semillas ricas en féculas. Las pipas contienen más aminoácidos que el mijo. Pero debido al alto nivel de grasa ( y a su propensión a engordar al loro), el exceso de fósforo ( que impide la utilización del calcio) y a la preferencia de la mayoría de loros a comer pipas y nada más, tenemos que proporcionarlas en cantidades adecuadas.