LA PYRRHURA RUPÍCOLA

sArticle-20101224121941-80 Experiencia de reproducción de la Pyrrhura rupicola  Experiencia de reproducción de la Pyrrhura rupicola sArticle 20101224121941 80

 

Las pyrrhuras constituyen un grupo de pequeñas cotorras de carácter  agradable aunque poco frecuentes entre los avicultores de nuestro país. Existen diecinueve especies, algunas de las cuales son prácticamente desconocidas en la avicultura. El nombre de “cotorra” no debe confundirnos y pensar que poseen su voz fuerte y áspera. Las pyrrhuras aunque ruidosas son perfectamente soportables. Además tienen un carácter simpático, un talante sociable y son de fácil domesticación. A menudo se manifiestan como aves muy prolíficas y dado que su cuidado no es excesivamente complicado dan grandes satisfacciones a los avicultores aficionados.

 

Mantenimiento en cautividad

Adquirí mi pareja de Pyrrhura r. Rupícola en Febrero del 2001 en Loro Parque de Tenerife. Ambos ejemplares, macho y hembra, eran nacidos en abril y junio del 2000 respectivamente. Decidí no instalarlos en su aviario definitivo, situado al exterior, a causa de las bajas temperaturas que en aquel momento se registraban en Barcelona y teniendo en cuenta su procedencia, la isla de Tenerife que goza de un clima mucho más benigno. Así pues dispuse una jaula grande en el interior de la casa y los mantuve allí durante los dos meses siguientes hasta que la temperatura exterior se estabilizó en valores más suaves. Suelo proceder así cuando adquiero nuevos ejemplares durante los meses más fríos. Toda mi colección esta alojada en aviarios exteriores sin ninguna fuente adicional de calor aunque todos ellos poseen una zona de refugio que les protege de la lluvia y el viento. Los animales, una vez adaptados, soportan, sin problema, temperaturas más bajas incluso de las habituales en la zona. De todos modos hay que tener en cuenta que los inviernos aquí suelen ser suaves con temperaturas que raramente desciende mucho por debajo de los cero grados.

 

Alojamiento

El mes de Mayo los alojo en su emplazamiento definitivo, un aviario de 2,80 metros de longitud, 1 metro de anchura y 2 metros de alto. Las pyrrhuras suelen utilizar las cajas nido para refugiarse en ellas durante la noche, por ello colgué una de estas cajas en un lado del aviario debajo de la zona de refugio. Efectivamente al anochecer entraron en el nido para dormir.

 

Pareja rupicola Experiencia de reproducción de la Pyrrhura rupicola  Experiencia de reproducción de la Pyrrhura rupicola Pareja rupicola

 

Comportamiento Aunque estas aves tienen fama de ser muy tímidas y desaparecer dentro del nido ante la presencia de extraños o de cualquier ruido, mi experiencia no me permite confirmar este punto. Mi pareja tolera perfectamente el acercamiento y se muestra curiosa con lo que sucede a su alrededor. El uso del nido queda exclusivamente reservado para dormir. Son muy activos y manifiestan una gran afección al baño, que toman diariamente a pesar de la temperatura exterior. Cuando me acerco para llenar el recipiente del agua, esperan atentas con cierta inquietud y nerviosismo, para lanzarse al agua sin esperar a que me aleje. Después del baño consumen una parte importante de su tiempo en el acicalamiento del plumaje. El resto del tiempo se mueven de un lado al otro del recinto, emiten llamadas de contacto, o bien de alimentan. No parecen asustarse cuando me acerco a ellas ni tan siquiera cuando entro dentro del aviario.

Dieta

La alimentación básica es bastante austera. Una variadísima mezcla de semillas enriquecida con bayas de serval, y fruta ( preferiblemente manzana y otras frutas de temporada como los higos, que devoran con fruición). Durante la época de crianza añado comida blanda compuesta de pasta de cría con verduras, humedecida con huevo duro y zanahoria rallados. También durante esta época les proporciono pequeñas cantidades de grano germinado. La comida blanda es aceptada de inmediato por los padres que la consumen totalmente poco después de servírsela.

Reproducción

A principios de Abril observo que la hembra entra en el nido durante el día y permanece dentro durante largos espacios de tiempo. La inspección del nido me permite constatar que la base del mismo ha sido escarbada y el suelo está cubierto por un sustrato de suaves y esponjosas virutas. El nido es una caja de madera de 20 x 20 cm de base y 25 cm de profundidad con un orificio de entrada de 6 cm. de diámetro. La base del nido no es de madera sino de una especie de prensado o tablex, lo que explica la suavidad de las virutas. Días después observo con satisfacción que ha tenido lugar la puesta del primer huevo. La puesta se realiza con normalidad, un huevo cada 48 horas, hasta un total de cuatro huevos. Sin embargo unos días después cuando ya daba por finalizada la puesta, constato la presencia de un quinto huevo. No sé el momento en que inician la incubación ya que desde la puesta del primer huevo, macho y hembra se turnan en su permanencia dentro del nido, aproximadamente unos 23 días. Durante la noche ambos siguen durmiendo dentro del nido. El 12 de Mayo eclosionan los dos primeros polluelos, a los que sigue un tercero. La eclosión del cuarto polluelo tiene lugar una semana después de sus hermanos. Ello me lleva a pensar que se trata del último huevo de la puesta. El quinto huevo no es fértil. Los polluelos nacen con el cuerpo cubierto por un espeso plumón blanco y se desarrollan perfectamente alimentados por ambos progenitores. Los anillo a los15 días de edad con una anilla de 5,5 mm de diámetro interior. A los 30 días los polluelos están prácticamente emplumados y su aspecto es muy parecido al de las aves adultas pero permanecerán todavía dos semanas más en el nido antes de abandonarlo.

sArticle-20101224115711-5 Experiencia de reproducción de la Pyrrhura rupicola  Experiencia de reproducción de la Pyrrhura rupicola sArticle 20101224115711 5 sArticle-20101224115651-97 Experiencia de reproducción de la Pyrrhura rupicola  Experiencia de reproducción de la Pyrrhura rupicola sArticle 20101224115651 97  sArticle-20101224115725-92 Experiencia de reproducción de la Pyrrhura rupicola  Experiencia de reproducción de la Pyrrhura rupicola sArticle 20101224115725 92

 

 

Conclusión

Su comportamiento activo, su carácter simpático, su robustez y facilidad de reproducción unido al hecho de poseer una voz muy poco molesta, la convierten en un excelente animal para aquellos avicultores que se inician en esta maravillosa afición. Estas cualidades permiten intuir que de ser criadas a mano podrían ser unas mascotas encantadoras. En mi caso no he recurrido a la cría artificial porque no estoy de acuerdo con el uso masivo e indiscriminado de este método si su finalidad no es la conservación de la especie. Es triste observar que, con excesiva frecuencia, la máxima principal que justifica a la avicultura “reproducir para preservar” se convierte en “reproducir para vender”.

Texto y fotos :Esther del Cerro