Descripción del proyecto

Agapornis cana

Nombres comunes: Agapornis Cana, Inseparable de Cabeza gris, Agapornis de Madagascar
Latín: Agapornis canus
Clasificación: Psittaciformes, Psittacidae
Zona geográfica: Madagascar
Tamaño: 13 cm

El Agapornis Cana o Inseparable de cabeza gris es una de las especies más pequeñas del género agapornis, siendo 13 cm de largo y pesa alrededor de 30-36 gramos. Su pico y las patas son de color gris pálido. La especie dispone de dimorfismo sexual: la hembra adulta es totalmente verde, con un color verde más oscuro en la parte superior y en las alas, la rabadilla de color verde brillante y el pecho verde y blanco. El macho adulto es de colores similares, excepto que la cabeza entera y parte superior del pecho son gris pálido.

Los Agapornis cana (Agapornis Canus) son pájaros muy nerviosos lo que hace que su adaptación sea muy difícil y también lo sea conseguir que críen en cautividad.

 

Alimentación del Agapornis cana

Uno de los factores más importantes para tener éxito en la cría de los agapornis cana parece ser la alimentación. Fuera de la época de reproducción, cuando están alojados en un volador exterior, mis agapornis cana comen principalmente semillas secas. Les gusta mucho la mezcla para pinzones y el mijo pero no muestran interés alguno por la pasta de cría, la fruta ni la verdura que les proporciono. Esto se convierte en un problema cuando llega el momento de alimentar a las crías. Para solucionarlo cambio la dieta antes del período de reproducción. A partir del momento en que coloco a las parejas reproductoras en sus jaulas de cría, aproximadamente a primeros de Agosto, les doy otra alimentación que consiste en: 40% de mezcla para pinzones, 40% de semillas germinadas y 20 % de pasta de huevo.

El truco para acostumbrarles al cambio de dieta consiste en mezclarlo todo en el mismo comedero y, para evitar que la comida se eche a perder demasiado rápido, solo deposito una pequeña cantidad en el comedero y luego lo limpio. El agua de la bebida la ofrezco en un plato relativamente grande para que puedan bañarse.

El suelo de la jaula es de arena, y durante todo el año disponen de grit y de hueso de sepia. Es curioso que los cana so muestran interés alguno por la sepia cuando están en volador y en cambio lo comen bastante bien cuando se les traslada a las jaulas de cría. Si se trata de un signo de aburrimiento o bien de la llegada de la actividad de reproducción no lo se todavía.

Alojamiento del Agapornis Cana

Como ya he mencionado, mis agapornis cana están alojados juntos en un volador exterior fuera de la época de reproducción, pero los machos separados de las hembras. Cada volador tiene una zona abierta de 5m x 1,20 y un refugio interior de 2,5m x 1,2 m. Actualmente he criado pájaros suficientes para poder formar 20 parejas si quisiera. Tengo menos hembras que machos. Para formar las parejas, en primer lugar cojo las hembras y las coloco en las jaulas, seguidas por los machos. No tengo en cuenta ni la edad de los pájaros ni si ya se han reproducido anteriormente con otro partenaire.

La habitación de cría tiene una instalación de luz artificial que esta encendida durante 22 horas y luego una lámpara de noche se enciende. La temperatura es de 10 grados C de mínima. Cada jaula de cría mide 1,20m de largo x 50 cm de alto y 45 cm de profundidad.

Nido

Los nidos de los agapornis cana son muy importantes para criar con éxito. Por mi parte uso un nido en forma de L, de manera que los jóvenes estén en la zona un poco más baja. El techo del nido puede retirarse totalmente para poder limpiarlo con más facilidad, pero no se utiliza para hacer los controles del nido. Si el control se hace desde la parte superior los pájaros no se sienten seguros, dan vueltas y desplazan los huevos. Por ello construyo uno de los laterales del nido con cristal cubierto de madera que puedo deslizar hacia arriba si quiero ver el contenido del nido.

Las medidas del nido son: 18 cm de largo x 14 cm de alto x 13 cm de ancho.

Experienca de reproducción del Agapornis cana

Una de las claves del éxito en la reproducción del Agapornis Cana es el material empleado para rellenar el nido. Al contrario que las otras especies de inseparables, los Agapornis cana no transportan corteza de ramas ni hojas entre las plumas de su cola. Si no encuentran hojas, cogen papel de periódico, pero no llegan nunca a construir un nido bien hecho. Yo les proporciono hojas de laurel de las cuales ellos arrancan unas bonitas medias lunas con las que llenan el nido. No aceptan ningún otro tipo de hoja porque se secan muy rápido y se trituran. Estas medias lunas de laurel les ayudan a mantener el grado de humedad necesario. El nombre científico de este tipo de laurel es Prunus laurocerasus, pero la mejor de todas es la sub-especie Prunus laurocerasus otto luyen.

Una vez emparejados, lo que sucede a principios de Agosto, la primera puesta suele tener lugar a finales de mes. Si la primera puesta de algunas parejas ha dado huevos claros, podemos estar casi seguros de que la segunda puesta será también infértil si no actuamos inmediatamente. Cambiando la puesta no fecundada por 2 huevos fértiles de otra pareja hará casi con toda seguridad que la segunda puesta sea fértil.

El período normal de incubación es de 20 a 22 días. El diámetro de la anilla para un ejemplar de agapornis cana es la K. dado que estas anillas son muy pequeñas el período crítico de anillaje está entre loa 12 y los 14 días de edad. Si intentamos anillarlos antes las anillas se caerán y si esperamos un día más no podremos pasar la anilla por la pata. Para que tengáis idea de lo crítico que es su anillaje, se puede poner una anilla del tamaño L a un cana adulto. Cuando tienen 17 días de edad ya podemos saber el sexo. Las hembras tienen la cabeza completamente verde mientras que los machos aparecen ya plumas de color blanco.

La cría de agapornis cana nos dará siempre más machos que hembras. Si la primera puesta ha sido muy buena con seguridad la segunda no lo será. Esto se debe al hecho de que la hembra empieza la segunda puesta cuando los pequeños no son aún adultos. Los jóvenes permanecen en el nido mucho tiempo lo que hace que la incubación de la segunda puesta se vea molestada. He intentado ofrecerles un segundo nido para que duerman los jóvenes, pero ni se lo miran. También he construido nidos con dos compartimentos pero no me ha funcionado. Las dos primeras semanas después que los jóvenes hayan salido del nido si os atrevéis a asomaros desaparecen con una rapidez de 100 km por hora dentro del nido y lo estropean todo.

21 días después que el último joven haya abandonado el nido, los jóvenes son separados de los padres y alojados en una jaula de 2mx 0,6 m x 0,6m. Los separo por sexos y cada jaula puede albergar 25 pájaros.

Los ejemplares que quiero guardar para la cría del año siguiente los traslado a los voladores de interior y cambio su dieta a la que mantengo “fuera de la época reproductora” es decir una mezcla de semillas secas. Para ayudarles a que se habitúen a esta nueva comida cuelgo enormes ramos de mijo en rama. Cuando los comen es que se han habituado a esta comida. Cuando se han adaptado al volador de interior tienen la posibilidad de ir al volador exterior donde permanecerán hasta principios de Agosto para iniciar de nuevo la estación reproductora.

Aunque los agapornis cana sean descritos como pájaros difíciles de criar, emplear el método que os he descrito y que ha dado sus frutos no es en absoluto problemático. Las ventajas de criar con ejemplares de cría propia es que no son tan sensibles a las infecciones del pecho como los ejemplares de importación.