En este artículo hablaremos sobre los primeros auxilios relacionados con las hemorragias para unos buenos cuidados de un loro.

No siempre podemos disponer de los servicios de un veterinario especializado en aves, o incluso de cualquier otro tipo de veterinario. Por ello debemos saber cómo actuar de forma eficaz y con la suficiente rapidez cuando nuestra mascota sufra algún daño de forma accidental. En muchas ocasiones nuestra intervención puede ayudar a evitar lesiones más graves. Es muy aconsejable, pues, tener un pequeño botiquín, con todo aquello que podremos necesitar en caso de accidente. En algunos países estos botiquines se pueden adquirir en comercios especializados. Dado que en nuestro país no existe esta posibilidad, debemos confeccionarlo nosotros mismos.

A continuación hacemos una relación de los elementos básicos que, en nuestra opinión, deberían formar parte de nuestro botiquín de primeros auxilios. Por supuesto que en casos que revisten cierta gravedad, nuestra intervención no excluye la visita de un especialista siempre que esto sea posible.

El botiquín

  • Papel y bolígrafo para anotar los síntomas que presenta el loro y los primeros auxilios que le hayamos prestado: fecha y hora, etc. –
  • Una bolsa de plástico hermética para recoger muestras de medicamentos o sustancias tóxicas que el loro pueda haber ingerido.
  • Baño de ojos, una solución muy suave.
  • Gasas ( cuadros) para la limpieza de heridas.
  • Gasa en rollo de 3,5 a 5 cms de ancho.
  • Vendas elásticas en rollo de 2,5 a 3,5 cms de ancho.
  • Esparadrapo microporoso o cinta de pintor
  • Esparadrapo normal
  • Una toalla, del tamaño adecuado para poder inmovilizar al animal.
  • Jeringas ( sin aguja) de 1 ml. Y de 5 ml. Para lavar heridas o administrar medicamentos por vía oral. Alcohol ( para golpes de calor, esterilización, etc. Evitar siempre el contacto en la zona de la cabeza y en la zona anal.
  • Agua oxigenada, para parar las hemorragias.
  • Polvo astringente para cortar las hemorragias solamente de las uñas o el pico.
  • Una linterna con luz fuerte.
  • Bastoncillos de algodón para aplicar los polvos astringentes.
  • Betadine ( jabón) para lavar las heridas
  • Betadine: solución para las heridas
  • Pinzas, tijeras muy finas y otras normales de punta roma, alicates con punta fina, cortaúñas.
  • Bicarbonato de sodio, vinagre, carbón activado pulverizado.
  • Un pulverizador limpio.
  • Una solución de electrolitos. El mejor es el suero lactado de Ringer que podemos adquirir en la farmacia.

Cómo debemos actuar en caso de hemorragia Del 6 al 13 % del peso total del loro esta constituido por la sangre. Se puede perder o extraer hasta un 10% de este volumen total sin dañar al loro. Por supuesto estos valores son válidos en el caso de un loro sano. Si el loro está enfermo la cantidad será algo inferior. Cuando la hemorragia es nasal o bucal no es posible controlarla mediante primeros auxilios caseros, y por lo tanto deberíamos recurrir inmediatamente a un veterinario.

Hemorragias del pico El pico está lleno de vasos sanguíneos y nervios. Un tratamiento casero puede ser perjudicial. En primer lugar debemos determinar si la hemorragia se ha producido por un traumatismo o simplemente se debe al recorte del pico mal hecho. Si existe una fractura debemos acudir al veterinario después de parar la hemorragia con agua oxigenada. Debemos mantener al animal con calor y procurar que esté quieto. Si por el contrario se trata de traumatismos leves, sin fractura ni grietas, podemos aplicar un polvo astringente en la herida. Si no disponemos de ellos usaremos agua oxigenada. Presione encima de la herida con una gasa hasta que cese la hemorragia. Mantenga al loro en un ambiente cálido y tranquilo durante las horas siguientes.

Hemorragias de las garras y las uñas Las uñas que sangran se tratan igual que el pico, con agua oxigenada y presionando con una gasa hasta que cesa la hemorragia. También se puede aplicar polvos astringentes, de sulfamida o incluso con harina de cocina. Si la garra está sangrando, lávela con agua oxigenada para quitar la suciedad y evitar las infecciones bacterianas. Luego, aplique sobre la herida un polvo astringente o polvo de sulfamida en abundancia para formar una costra. Mantenga al loro en un lugar tranquilo durante varias horas.

Hemorragia de las plumas Se puede producir cuando procedemos al recorte de las alas, cuando por error cortamos una pluma joven, en crecimiento que sangrará de inmediato. Si esto sucede lo mejor es arrancarla con un movimiento rápido y enérgico, sujetando el ala con firmeza. Luego aplicaremos una gasa empapada en agua oxigenada apretando sobre la herida durante algunos minutos. No debemos aplicar polvos astringentes en este tipo de heridas ya que los veterinarios expertos sospechan que los polvos pueden ser los responsables de la formación de quistes foliculares.

Hemorragias de los tejidos Un buen picotazo de su compañero de jaula, un aterrizaje fuerte, la autolesión, un juguete peligroso o un hilo suelto, todos ellos pueden cortar la piel del loro y causarle una hemorragia. Si la herida no es grave, una buena limpieza con agua oxigenada suele solucionar el problema. También podemos aplicar un poco de Betadine sobre la herida previamente limpia. Si la herida es grave, quizá necesite ir al veterinario para ponerle algunos puntos de sutura. Por último si las heridas se deben a la conducta de autolesión, después de curarla debemos acudir al veterinario para averiguar la causa de este comportamiento ( parásitos internos, enfermedad hepática, estrés u otros problemas psicológicos.

Texto: Paula van de Werken

Il·lustración: Carles Puche