CRIA DEL LORO PICOGORDO EN LORO PARQUE
(Tanygnathus megalorhynchus)

srAdmin-20120105153356-6 Cría del Loro Pico Gordo en Loro Parque Cría del Loro Pico Gordo en Loro Parque srAdmin 20120105153356 6

El género Tanygnathus está integrado por especies, que por razones de su carácter, no son buenos candidatos para ser integrados en los aviarios o como aves de compañía; por ello y por el alto índice de mortalidad en la cuarentena, no ha sido importado con frecuencia, sobre todo el loro de Picogordo; algunas partidas que esporádicamente han llegado desde hace décadas, no han incrementado la población cautiva a números que permitan establecerla de forma autosuficiente debido a la dificultad que conlleva su reproducción. Otros problemas que presenta esta especie en ocasiones es su propensión al picaje, sin razón aparente, del que difícilmente se recuperan y problemas de gota visceral. Su carácter esquivo y muy tímido obliga a mantenerlos alejados de zonas bulliciosas, con un entorno relativamente cerrado o protegido y con espacio suficiente para ejercitar el vuelo.
En Loro Parque se han mantenido ejemplares de Tanygnathus de las especies sumatranus, lucionensis y megalorhynchus.. Sólo faltaba esta última por reproducir, pues las otras dos restantes, que son las que completan el grupo de especies que habitualmente se encuentran en la avicultura, son más sencillas de reproducir.

Taxonomía

El loro Picogordo (Tanygnathus megalorhynchus) recibe su nombre científico y común de la característica más notable y evidente de su anatomía: el tamaño de su pico. En individuos adultos constituye a menudo un carácter de polimorfismo, ya que en los machos está generalmente más desarrollado; en algunos de ellos es de un tamaño realmente desproporcionado que le confiere un aspecto casi cómico; no obstante, no conviene confiar en ello a la hora de determinar visualmente el género de una de estas aves, pues existe un margen de error. Es precisamente la variabilidad de su aspecto y su distribución diseminada en un amplio radio de islas la que hizo incluir en esta especie hasta ocho diferentes subespecies; según algunos autores que efectuaron una reciente revisión taxonómica algunas de estas subespecies se consideran tan sólo variaciones geográficas, careciendo del rango propio de subespecie, por lo que se han visto reducidas a cinco. En cualquier caso, su variabilidad geográfica se considera amplia y de tipo clinal, esto es, cada variedad o raza, incluso cada subespecie propia, tiene vínculos genéticos y por ello apariencia similar a la más próxima geográficamente, pero muestra diferencias cada vez más notables a medida que se distancia de las subsiguientes. Las diferencias mayores se encuentran entre los extremos de esta clina.

Subespecies y áreas de distribución

T. m. megalorhynchus:Halmahera e islas del oeste de Papúa
T. m. affinis:islas de Buru, Ceram, Ambon y Haruku
T. m. sumbensis:de la isla de Sumba
T. m. hellmayri:oeste de Timor y Semau
T. m. subaffinis:de Tanimbar y Babar
T. m. floris:de la isla de Flores
T.m. djampeae:de las islas Kalao y Tanahjampea
T. m. viridipennis:del grupo de islas de Tukangbesi

Las tres últimas han sido incluidas como variedades geográficas de algunas de las restantes.

Descripción de la especie nominal

La cabeza es verde con un gran pico de color rojo intenso en ambos géneros. El manto y la nuca son también de un verde brillante, fundiéndose a azul claro en el obispillo y espalda, y a amarillo en las partes inferiores, con flancos, infracoberteras y parte inferior de las rémiges de color amarillo.
Las escapulares son negras con margen verde azulado. Las coberteras alares menores interiores y las coberteras medianas son también negras (estas últimas marginadas de amarillo), mientras que las exteriores son verde azuladas. Las coberteras alares mayores son verde azuladas con borde amarillo y las secundarias son verdes, también, con un fino borde amarillento. En el caso de las primarias se funden el color verdoso y azul del exterior con el negro del interior. Las partes inferiores son de color verde amarillento.
La cola es verde con extremos amarillos en la cara superior y la parte inferior es marrón con la punta anaranjada. Finalmente, las patas  son gris oscuro y el iris es amarillo.

Cría del Loro Pico Gordo en Loro Parque

srAdmin-20120105153415-57 Cría del Loro Pico Gordo en Loro Parque Cría del Loro Pico Gordo en Loro Parque srAdmin 20120105153415 57

La subespecie que se encuentra en el Loro Parque, y que ha sido criada ahora por primera vez, es la affinis, que procede de la isla Indonesia de Buru. La principal diferencia con la especie nominal es que el color de las escapulares no es negro, sino verde; en general tiene un color más azulado, en especial la cabeza, donde el azul se aprecia con mayor claridad.
Durante la primavera de este año recibimos varios machos de loro Picogordo para completar varias parejas. Tras un período de cuarentena se emparejaron permitiendo que se eligieran mutuamente. La pareja que presentamos en la exhibición es una de las que más rápidamente se formaron. El aviario del que disponen tiene las siguientes dimensiones: 1,5 x 8 x 2,5 metros (ancho, largo y alto). A pesar de ser el último de los aviarios de una hilera situada en el camino que lleva a la piscina de los delfines, y por lo tanto tener una gran afluencia de visitantes a diario, la pareja demostró encontrarse muy cómoda desde el primer momento, hecho que nos sorprendió; por su carácter esperábamos incluso tener que trasladarlos a una zona más tranquila, pero la protección que les proporcionaban las plantas que rodean el aviario por completo, resultaron un elemento clave para el éxito reproductivo; ya en el mes de marzo se escuchaban los estridentes gritos de la pareja, especialmente durante los días nublados y lluviosos, o bien cuando se les proporcionaba duchas artificiales de forma periódica. Cuando forrajean son aves muy tranquilas y estáticas, y sólo frente a un acercamiento próximo salen volando emitiendo sonoros reclamos.
La pareja no fue observada copulando, bien por realizarse las montas al amanecer o bien en el crepúsculo. No descarto que tuvieran lugar en el interior del nido, pues había períodos en los que la pareja desaparecía en su interior por espacio de tiempo prolongado. En este aspecto se parecen mucho a los representantes del género Eclectus. Al notar la ausencia cada vez más evidente de la hembra, y para nuestra sorpresa, encontramos el primer huevo el día 10 de abril. La puesta se completó con el segundo, el día 12. Nuestra expectación aumentó al comprobar que ambos huevos eran fértiles y decidimos permitir a la hembra su incubación, ya que nos pareció que su comportamiento era muy adecuado, y la incubación muy regular. Tras 27 días de incubación nació un pollo de aspecto muy peculiar por el color anaranjado de todo el cuerpo, prácticamente desnudo. Su piel parecía tener el aspecto del papel debido a la falta de plumón y a sus finas arrugas. El pico, al igual que el cuerpo, era de color naranja claro; las patas, gris claro, fueron adquiriendo el característico color gris de la especie; adquirió también un plumón corto que en nada se parece al de los Eclectus, mucho más denso y oscuro. Los primeros cañones aparecieron a la edad de 15 días, hasta llegar a adquirir el plumaje juvenil que es idéntico al del adulto. La única diferencia notable es el color del iris que en los ejemplares jóvenes presenta tintes marrones.
A la edad de 25 días anillamos al polluelo con una anilla cerrada de 12 mm de diámetro interior. Fue visto asomándose a la abertura del nido a la edad de diez semanas, y dio su primer vuelo a los 85 días de edad. Aún así, regresaba al nido para dormir con regularidad. Al tratarse de aves de carácter no agresivo, decidimos permitir la permanencia de la cría en compañía de sus padres durante varios meses, en los que pasó de ser alimentado por ellos a  hacerlo de forma totalmente independiente.

Alimentación

Durante todo el tiempo de cría fue alimentado por la hembra mientras el macho colaboraba alimentando a la madre y aportando alimento para la cría. La alimentación proporcionada incluye la que es habitual para todo el grupo de Tanygnathus y Eclectus, así como para otras aves eminentemente frugívoras; por la mañana se les suministra una mezcla variada de frutas y verduras mezclada con semillas remojadas de todo tipo; adicionalmente durante el período de cría, y hasta la independización total del pollo, el maíz fresco se considera una ayuda importante, ya que permite desde el primer día aportar un fluido fundamentalmente energético, y resulta una comida de iniciación para las crías muy sencilla y apetecible de tomar. Las semillas remojadas aportan nutrientes y vitaminas esenciales que se generan en la fase de germinado. Por la tarde proporcionamos una mezcla de semillas secas y un complemento en forma de pienso especialmente formulado. Con esta división de alimentos garantizamos la variedad de manera que ayude a mantener el interés y atención de las aves, y un equilibrio nutricional que completamos con elementos minerales y vitaminas.
Y como complemento también proporcionamos nuestro propio bizcocho de cría, una mezcla de harina, huevos, carne, zanahoria y elementos minerales y vitamínicos, cocidos en un horno a diario.
Autor: Miguel Bueno
Fotos: Fundación Loro Parque