En el artículo anterior sobre la comunicacion con mi loro, abordamos la interpretación del lenguaje corporal de nuestros loros en un intento de mejorar nuestra comunicación con ellos, ya que el primer paso es comprender qué es lo que ellos quieren comunicarnos a nosotros. Hoy hablaremos de sus vocalizaciones para intentar entender todas las vías en las que nuestro loro puede comunicarse con nosotros. Como ya comentamos, que los loros tienen capacidad para imitar infinidad de sonidos, entre ellos nuestras propias palabras, es de todos conocido, pero no hay que confundir esto con que los loros utilicen las palabras aprendidas como forma de comunicación directa, al menos tal y como nosotros pretendemos interpretarlas.
Comunicacion con mi loro: El habla

Es bien cierto, que cada vez que los loros “hablan” lo hacen con la intención de comunicarnos algo, pero a menudo, nos darán tan sólo una pista de su estado de ánimo, o de qué reacción quieren despertar en nosotros. Si, ya es esto una forma de comunicación, ya que emplean según qué palabras para manifestarnos algo: ya sea su deseo de que les prestemos atención, de integrarse en nuestra “bandada” o que le deleitemos con nuestro surtido de gritos y pantomimas cuando les mandamos callar, por ejemplo (es decir, nos están diciendo: “diviérteme un rato con tus reacciones”), aunque no utilicen las palabras adecuadas; del mismo modo que un perro puede ladrar para demandarnos un ratito de juego, o alegría al vernos (o todo lo contrario…)
En algunos casos, y sólo en algunos casos, los loros aprenderán a utilizar algunas palabras en su contexto adecuado y habiendo entendido por asociación, cuál es el significado de esa palabra y por tanto la consecuencia que obtienen al emitirla. No será complicado, si así se lo hemos enseñado, que cuando nuestro loro tenga hambre diga “Mmmmm, que rico!” o “pipas!”, o cuando quiera agua, grite repetidamente “Agua! Agua! Agua!” o que llame por su nombre propio a la persona de la que quiere demandar atención en ese momento y no cualquier otra persona…

En cualquier caso, están utilizando esta nueva forma de lenguaje aprendido del mismo modo que lo harían en la naturaleza con sus congéneres. Pero lo habitual en ellos es que utilicen sus vocalizaciones naturales, sus gritos, para comunicarse, ya que así lo llevan grabado genéticamente y para su aprendizaje están preparados.
Comunicacion con mi loro: Las vocalizaciones naturales

La diversidad de sonidos que los loros pueden emitir de manera natural, desde simples emisiones suaves hasta elaborados gritos es a lo que denominamos vocalizaciones.
Que un loro grite mientras juega es algo totalmente natural, igual que nuestros niños son bulliciosos cuando lo hacen, aunque parezca a veces que están tremendamente “cabreados con la vida”, y es algo que va con ellos, y que nos muestran su estado de excitación en ese momento, por ejemplo.
Para entender a interpretarlas, primero hay que aprender los diferentes tipos de vocalizaciones que utilizan, ya que en función de una u otra vocalización, el mensaje y por tanto nuestra respuesta al mismo ha de ser diferente. Pero también va a depender en gran medida de la especie que tengamos como mascota ya que de manera natural, hay especies más o menos ruidosas que otras.
Podríamos clasificarlas, a grandes rasgos en:
-Llamadas de contacto
-Gritos de Alarma
-Gritos de Reclamo
Comunicacion con mi loro: Llamadas de Contacto

sArticle-20110203172239-13 comunicacion con mi loro Comunicacion con mi loro: lenguaje vocal sArticle 20110203172239 13

De manera instintiva y debido a la naturaleza grupal de estas especies, los loros emiten llamadas o vocalizaciones con el único fin de informar y ser informados de su posición al resto del grupo con el que conviven. Suelen hacerlas al principio y al final del día, pero en nuestros hogares las escucharemos también a lo largo de la jornada, por ejemplo, cuando nuestro loro está alojado en una dependencia en la que no estamos nosotros, pero desde donde nos está sintiendo, nos está escuchando. Suelen ser además, llamadas cortas, aunque a menudo continuadas y no necesariamente en tonos demasiados altos, al menos inicialmente. Es su manera de decirnos: “Amigo!, donde estás? Yo estoy aquí? Todo bien?”. Nosotros, obviamente y como parte de su bandada artificial deberíamos responder a estas llamadas, pero nunca gritando; hablando o silbando de manera suave, suficiente para que nos pueda oír.
Algunos loros, estas llamadas las convierten en sonidos estridentes, muy a menudo habiendo sido condicionadas por nosotros mismos de manera involuntaria al haber respondido a las suyas con volúmenes altos. En casos así, habrá que reconducir esta situación, contestando con llamadas alternativas que queramos que aprendan, aunque un proceso largo, es perfectamente conseguible con paciencia y tenacidad.

Otros bien diestros en su capacidad de imitación, sustituirán estas vocalizaciones por palabras aprendidas (el sueño de todo lorero!), depende en gran parte de nosotros mismos que esto sea algún día así.

En la interpretación de la comunicacion con mi loro Existen además, otras llamadas de contacto, emitidas cuando nuestro loro está “encelado”, en época reproductora, y suelen ser llamadas incesantes, llegando a ser bastante molestas, pero motivadas siempre por sus niveles de hormonas. Además es frecuente que vayan asociadas a un cambio de carácter, un aumento de su agresividad y de defensa del territorio. En estos casos, no sirve de nada recriminarlos, y si aprender a comprender que son cosas naturales, que han de seguir su curso, y esperar a que pasen. Pero además, tendremos que estar preparados, porque muy probablemente se repetirán en adelante, cada año por las mismas fechas… (es lo que tiene tener un animal vivo y no un peluche…).
Comunicacion con mi loro: Gritos de Alarma

Comunicacion con mi loro: el lenguaje vocal comunicacion con mi loro Comunicacion con mi loro: lenguaje vocal sArticle 20110203172348 24    Comunicacion con mi loro: el lenguaje vocal comunicacion con mi loro Comunicacion con mi loro: lenguaje vocal sArticle 20110203172425 19

Son gritos fuertes, estridentes normalmente y que suelen ir acompañados de un lenguaje corporal acorde con lo que desean transmitir, ante la presencia de algo o alguien que les transmite cualquier tipo de inseguridad o peligro.
La situación aquí es delicada, ya que lo correcto sería que acudiéramos “a su rescate”, como protectores, cuando algo les perturba, por ejemplo si no estamos en ese momento con ellos, pero puede ser peligroso, ya que pueden aprender a utilizar este tipo de vocalizaciones para reclamar nuestra atención cuando consideren oportuno.
Ante la duda, y en mi opinión, si no podemos asegurarnos de que realmente el loro se siente amenazado por algo o alguien, es mejor no acudir y esperar a que pase. Quizás sería bastante apropiado que nosotros contestáramos a este tipo de llamadas con palabras tranquilizadoras pero lo que seguro que nunca habrá que hacer es recriminarle de ninguna manera, ni con gritos, ni cubriendo su jaula, etc… y si además tenemos la certeza que estos gritos están motivados por inseguridades, lo mejor es ignorarlos por completo, formará parte de su “formación” y aprendizaje como loro “urbanita”, sin ninguna duda.
Si cada vez que aparece algo o alguien que le provoca este tipo de vocalizaciones, nosotros lo retiramos de su vista para detener sus gritos, en realidad nos hacemos un flaco favor, ya que nunca aprenderá a tolerar su presencia y lo peor de todo es que le enseñaremos que con sus gritos consiguen lo que quieren, retirar algo no deseado. Si detectamos este tipo de fobias hacia algo o alguien en concreto, lo mejor será trabajar con técnicas de desensibilización progresiva para que desaparezcan dichas fobias y como consecuencia dichos gritos.
Con el tiempo, no será difícil aprender a distinguir las llamadas de peligro ante uno real y por tanto acudir sin problemas de condicionarlos, de las del resto que se pueden obviar sin mayores consecuencias, nadie mejor que un propietario comprometido para alcanzar a conocer en profundidad las diferentes vocalizaciones de sus loros mascota.
Comunicacion con mi loro: Gritos de Reclamo

Comunicacion con mi loro: el lenguaje vocal comunicacion con mi loro Comunicacion con mi loro: lenguaje vocal sArticle 20110203172304 100

Son gritos que el animal efectuará cada vez que quiera demandar algo que le falta, algo que añora: ya sea su comida, la compañía de sus dueños, su necesidad de jugar, etc… y son especialmente frecuentes en loros que han sido mal socializados durante su crianza convirtiéndolos en loros hiperdependientes, que no han aprendido siquiera a jugar por sí solos, o tienen un hiperapego con las personas. En estos casos, por supuesto, este tipo de llamadas no han de ser contestadas, salvo que sepamos identificar los gritos por hambre, en cuyo caso, obviamente habrá que revisar nuestro plan de dietas para corregir esta sensación y por tanto estos gritos de demanda.
Por otro lado, tendremos que trabajar de manera paralela para que nuestro loro aprenda a jugar de manera independiente, premiando por ejemplo, los momentos en los que se decide a jugar con sus juguetes por sí mismos, o los momentos en los que permanece en silencio sin reclamar nada de nosotros…
Son gritos o llamadas que nosotros también podemos ayudar a modular, enseñándole por asociación a que utilice las palabras adecuadas para demandar cosas determinadas, como comentábamos al principio del artículo.
Fito, por ejemplo, uno de nuestros eclectus utiliza una llamada de reclamo particular a la que solemos atender (y que el resto de eclectus han aprendido a utilizar) ya que es una llamada suave, totalmente tolerable (es como una “Aaaaah!”) y que además la utiliza exclusivamente cuando quiere algo concreto, un objeto o una golosina, pero no lo utiliza simplemente para llamar nuestra atención.
En nuestra mano está que los tipo de vocalizaciones anteriores, de contacto y de peligro, no sean transformados en gritos de reclamo por habérselos reforzado involuntariamente, por eso insisto en nuestro compromiso de aprender a distinguir todos los tipos de vocalizaciones para saber cómo actuar en cada momento (a menudo es necesario asomarse por una rendijita de la puerta donde están cada vez que gritan, sin que nos vean, para que podamos determinar el origen de los mismos, y por tanto, saber cómo actuar ante ellos…)
Que los loros sean bulliciosos por naturaleza no significa que sea normal que el nuestro se pase todo el día gritando. Si nos encontramos ante el caso en el que un loro grita de manera incesante, continuamente, nos está informando voluntaria o involuntariamente de que hay algo que no va bien. Detrás de estos comportamientos se esconden problemas físicos o psíquicos importantes y ante un caso así, o ante la duda, lo correcto es visitar a nuestro veterinario para someterlo a un chequeo completo y descartar o evidenciar si existe un origen físico (patológico) en sus gritos.
Nuestro turno

Una vez comprendidos los modos de la comunicacion con mi loro, será nuestro trabajo intentar ahora comunicarnos nosotros con ellos. “Cada maestrillo tiene su librillo” sin ninguna duda, y hay muchas relaciones, basadas en matices y sutilezas difíciles de enseñar, difíciles de adquirir sin unas capacidades innatas. Está claro que no hablamos el mismo idioma, por mucho que ellos sean capaces de imitar nuestras palabras. Pero sí que son capaces de interpretar nuestros tonos en los que hablamos, y nuestro lenguaje corporal, a veces mejor que nosotros mismos, por tanto, utilizar estos recursos con ellos puede ayudarnos a hacernos comprender. No obstante, hoy por hoy, la mejor manera que tenemos para establecer una comunicación clara y eficaz con nuestros loros es utilizar las técnicas de adiestramiento basadas en el condicionamiento operante. Conocer las técnicas de refuerzo y castigo apropiadas para utilizar con nuestros loros, es fundamental para poder decirles a nuestros loros qué es lo que queremos o no queremos de ellos en cada momento, es nuestra manera de enseñarle las normas de la sociedad en la que tienen que vivir durante muchos años de manera pacífica y también una forma de mostrarles nuestras intenciones, estados de ánimo, etc…
Se ha hablado ya y se hablará de cómo poner en práctica estas técnicas con nuestros loros, por lo que no entraré al detalle. No obstante, sí que me gustaría aclarar, que no es necesario pretender enseñar a ejecutar un ejercicio concreto a nuestro loro para que las utilicemos. El conocimiento y puesta en práctica de estas técnicas se debe hacer en la relación cotidiana con nuestros loros, para poder transmitir de manera clara e inequívoca mensajes comprensibles a nuestras mascotas, independientemente de pretender o no enseñarles a ejecutar simpáticas volteretas o de utilizarlas o no como una forma más de Enriquecimiento en sus vidas.
Así que desde aquí os invito a todos a intentar comunicarse de manera efectiva con vuestros loros, empezando por comprender las maneras en las que ellos lo intentan hacer con nosotros y terminando por hacer un esfuerzo en transmitir mensajes entendibles por ellos para poder establecer una buena relación con ellos.

Esperamos que este artículo sobre la comunicacion con mi loro os sirva para entender el lenguaje vocal de vuestra mascota. 
Ángel Nuevo

sArticle-20120219171341-49 comunicacion con mi loro Comunicacion con mi loro: lenguaje vocal sArticle 20120219171341 49