En este artículo sobre los cuidados del loro hablaremos de como bañar a un loro. Los loros que viven en las copas de los árboles y apenas bajan al suelo, aprovechan los chaparrones tropicales para limpiar sus plumas. Las especies más pequeñas se bañan en las grandes hojas de la selva que han recogido el agua de la lluvia convirtiéndose en una “bañera” natural. Otras especies como los periquitos de cola larga prefieren bañarse en el suelo. Todos ellos muestran la necesidad de bañarse como parte importante para cuidar su plumaje.

Las zonas del planeta de dónde son originarias las aves que mantenemos como mascotas, tiene un nivel elevado de lluvia al año, con una media superior a los 750 centímetros cúbicos anuales. La mayoría de los loros proceden de las selvas tropicales que gozan de un medio ambiente con un alto nivel de humedad muy distinto al de nuestro país.

Bañar a un loro es un factor muy importante para el bienestar físico y mental del loro. Para mantener un buen aspecto el loro debe tener la posibilidad de darse un baño o recibir una ducha con cierta frecuencia. La humedad le estimula a arreglarse las plumas y acicalarse. De esta forma las plumas pueden desempeñar de forma eficaz su papel termo-regulador tan importante para las aves. Un loro con el plumaje sucio o deshilachado estará desprotegido frente a los cambios extremos de temperatura y por lo tanto podrá verse afectado por el estrés.

A algunos loros les encanta tomar una ducha junto a su amo, otros prefieren hacerlo solos. Un nebulizador, parecido al que suele usarse para las plantas, resulta ideal para los más reacios. Podemos utilizar también la manguera del jardín, mojándoles suavemente a modo de lluvia. No obstante algunas aves prefieren la bañera, el bebedero e incluso un lavabo con el grifo abierto para bañarse.

Curiosamente el ruido de la aspiradora en marcha incita a los loros a bañarse. Si este es el caso de su loro, asegúrese de que la bañera esté llena y colocada antes de empezar a pasar el aspirador por su casa. Los periquitos, por su parte, parecen disfrutar enormemente revolcándose encima de una hoja de lechuga muy mojada mientras que los Agapornis prefieren las bañeras abiertas que les permitan meter la cabeza y los hombros dentro. Como grupo, los loris son los que muestran un mayor entusiasmo por el baño y no ponen ningún reparo en sumergirse casi por completo en un cuenco lleno de agua; y además adoran hacerlo durante todo el año. Les gusta el agua casi tanto como a los patos.

Como bañar a un loro bañar a un loro Como bañar a un loro srAdmin 20101004130754 86

El rociado puede ser particularmente útil durante la época de muda para bañar a un loro. En este momento, el contacto con el agua, ya sea en forma de baño o de ducha, les ayuda a deshacerse de la queratina y a inmovilizar el polvo del plumaje evitando que se esparza por toda la habitación. Las nuevas plumas nacen envueltas con una capa de queratina que el loro rompe cuando alisa sus plumas con el pico, dando origen a un leve polvillo que se va desprendiendo del plumaje.

Un caso especial es el de las cacatúas. Cuando rociemos a una cacatúa deberemos hacerlo muy suavemente, mojando ligeramente las plumas exteriores una vez a la semana y teniendo cuidado de no empaparlas hasta alcanzar la piel. Estos animales deben conservar el polvo que desprenden para que pueda hacer su función de repelente de la grasa de nuestras manos, de la comida y la suciedad en general. Las cacatúas blancas mantienen su blancura debido a este polvo. Si mojamos excesivamente el plumaje de una cacatúa blanca reduciremos la cantidad de polvo disponible consiguiendo un resultado contrario al deseado: su plumaje parecerá sucio, manchado, en lugar de blanco.

Obviamente, bañar a un loro o rociarlo debe llevarse a cabo por la mañana de manera que el loro tenga tiempo de secar sus plumas antes de ir a dormir por la noche.

Esperamos que este nuevo artículo sobre los cuidados del loro os sea de ayuda para bañar a un loro.

 

Paula van der Werken