En Brasil, las aves silvestres en cautividad reciben una alimentación deficiente y muy por debajo de lo habitual en otros países. Si exceptuamos las aves que participan en concursos, cuyos dueños están acostumbrados a intercambiar información, el resto de los avicultores encuentran poca literatura en portugués sobre esta materia. Por otra parte, para la mayoría de las especies no existen en el mercado productos a disposición del avicultor.

No obstante, en cuanto a los psitáceos los recursos de que dispone el avicultor son muy grandes, tanto en bibliografía especializada como en alimentos preparados de venta en el mercado. Los alimentos en grano nacionales o de importación son de buena calidad y los alimentos secos de importación son excelentes. La comida en polvo, tanto importada como nacional, es también de buena calidad.

A pesar de disponer de todos estos recursos nuestros psitáceos continúan siendo alimentados de forma deficiente. La razón es obvia: estos criadores no son criadores de verdad, sino meros coleccionistas que reúnen a los psitácidos como si se tratara de cromos, a causa de lo cual se preocupan más de la adquisición de nuevas especies que del cuidado de las que ya tienen.

También existe una gran demanda de psitáceos como animales de compañía, o como simples objetos decorativos: estos son los peor alimentados. Dar de comer a los loros restos de comida o pan con café es una barbaridad que está muy extendida en Brasil. Los resultados son animales con plumas descoloridas y una esperanza de vida corta.

El avicultor algo más culto suele alimentarlos con pipas de girasol, a las que añade frutas de vez en cuando, lo que tampoco resulta una dieta apropiada. Una alimentación correcta es algo muy costoso, que exige mucho tiempo tanto en la preparación diaria como en la administración, que debería realizarse tres veces al día.

Escribo este artículo sabiendo que pocos lectores aplicarán lo que escribo, pero al menos conocerán las causas del éxito de algunas personas en la reproducción de estas aves y la causa del fracaso de otras.

Naturalmente no todo el éxito en la reproducción se debe a una dieta adecuada. Intervienen además otros muchos factores. Pero una cosa lleva a la otra y el avicultor que empieza utilizando una dieta adecuada, que es la parte más costosa, finalmente terminará -con seguridad- elevando el nivel de su criadero.

Los granos

Como dije antes, las pipas de girasol son la semilla más usada como alimento básico de los pasitáceos de mediano y gran tamaño. Para los de tamaño pequeño se utiliza el alpiste y el mijo, que no son tan nocivos.

No quiero decir con esto, como hacen algunos veterinarios modernos, que las pipas sean un veneno o que deban abolirse totalmente. El girasol es una semilla oleaginosa perjudicial para algunas especies, pues engorda y sobrecarga el higado; en cambio es beneficiosa para otras, que en la naturaleza siguen una alimentación rica en grasas. Es pues en la diversidad de necesidades alimenticias de los psitáceos, distinta para cada género, donde reside la dificultad para proveerse de una gran variedad de productos para obtener una dieta equilibrada en todas y cada una de sus necesidades específicas. Hacer una generalización y ofrecer una dieta única para todas estas aves será sin duda un grave error.

En este artículo no puedo hablar extensamente de todas las necesidades básicas de cada uno de los distintos géneros o grupos de psitáceos que existen, pero intentaré comentar, al menos de modo general, los más comunes. Al lector interesado en el tema le recomiendo la lectura del interesante libro de Rosemary Low, Parrots in Aviculture, donde la autora, a través de 15 diferentes combinaciones de alimentos, explica las necesidades básicas de todas las especies. Todo ello ilustrado con fotografías. El lector podrá reducir estas 15 combinaciones a solamente unas 4 o 5, que son más que suficientes para lograr una dieta equilibrada.

Todos los psitáceos deben recibir en su comida granos o semillas, dos veces al día, presentados de forma distinta:

Por la mañana, los granos o semillas pueden estar remojados en agua, o bien ligeramente hervidos.

Por la tarde se les ofrecerán semillas secas. Junto con estas simientes se les pude dar un poco de pienso, también seco (pellets). Y en el caso de especies de gran tamaño, como Aras y Cacatúas Negras, se les añaden algunos frutos secos: nueces, almendras, avellanas, piñones, etcétera. Desgraciadamente estos frutos resultan muy caros en Brasil, incluso cuando de trata de productos nacionales.

El propósito de ofrecerles únicamente alimento seco a partir de la tarde es evitar la posibilidad que el alimento remojado fermente durante la noche.

Otra posibilidad consiste en retirar la comida durante la noche y así se evita también el contacto con los ratones. De todas formas este procedimiento es peligroso, ya que si no reponemos la comida a primera hora de la mañana, la situación resulta muy dura para el animal.

A mediodía es ideal ofrecerles una ensalada de verduras y frutas. Muchos criadores, como el Señor Antonio de Dios, en Filipinas, recomiendan la ensalada por la mañana y los granos remojados por la tarde. Pero yo prefiero hacer lo contrario. Los granos remojados son un alimento más consistente, apropiado para las primeras horas de la mañana , cuando las aves tienen más hambre. Una vez saciados, la ensalada del mediodía será un complemento refrescante así como una excelente terapia ocu-pacional.

 

Preferencias alimentarias de los psitácidos

Existen psitácidos que habitan en regiones muy ricas en suministros alimentarios, y otras que viven en regiones inhóspitas. Dentro del primer grupo podemos citar el ejemplo de los Papagayos y las Aras de la región amazónica, que se abastecen de frutas frescas con cáscara.

En el segundo grupo se hallarían las Rosellas y algunas Cacatúas de Australia. En el interior desértico de Australia es muy difícil obtener alimento y lo poco que se encuentra es pobre en grasas y carbohidratos. En estas condiciones los psitáceos tienen dificultades para conseguir su alimento. Comen brotes de hojas, pocas semillas, cazan pequeños insectos y beben poca agua. En realidad estas aves poseen lo que podríamos llamar un organismo de faquir. Además han de recorrer grandes distancias en busca de alimento.

Si estas aves se alojan en aviarios y reciben alimentos ricos en grasa como las pipas de girasol, evidentemente engordarán; tanto por el tipo de alimentación como por la inactividad. Se irán intoxicando con el contenido graso de este tipo de alimentación, ya que tienen una gran capacidad de absorción y almacenamiento.

Es muy importante pues que reciban una alimentación altamente dietética en cautividad, rica en fibra y con mucha proteína. La Cacatúa Galah (Eolophus roseicapillus), por ejemplo, tiene tanta tendencia a la obesidad que para esta especie las pipas de girasol deberían eliminarse totalmente, y el aviario debería ser lo más espacioso posible para estimular el ejercicio. Debe controlarse constantemente su peso, ya que es muy propensa a desarrollar lipomas.

En el lado totalmente opuesto se encuentran las Aras Azulez (Anodorhyncus), que tienen como principal fuente de alimento en la naturaleza cocos de ciertas palmeras, muy ricos en grasas. Para estas aves las pipas de girasol no son en absoluto nocivas, dado que forman parte del contexto alimentario del ave. También necesitan cierta cantidad de proteína animal, pues se sabe que en la naturaleza estas aves la buscan. En el caso del Anodorhyncus leari los frutos de la palmera licuri son su principal fuente de alimento, están parasitados por una larva que come todo el interior del fruto. Los Leari aprecian mucho estas larvas que encuentran en el interior de los frutos.

Sugiero que el lector, en lugar de ir cargando todo el tiempo con un libro para ver las necesidades del equilibrio dietético de cada especie, intente estudiar las condiciones del habitat. Así, a través del razonamiento deductivo podrá inferir que tipo de comida es la ideal para sus aves. Razonar siempre es mejor que memorizar.

Debo añadir algo muy importante: cuidado con razonamientos del tipo: veamos que es lo que más le gusta. ¡Es muy peligroso! Todo alimento rico en grasas es muy apreciado por las aves aunque no estén acostumbradas a él. Ocurre como el chocolate y los niños. Si dejásemos que un niño eligiera su propio alimento seguramente solo comería chocolate o bocadillos del Me Donald’s. Actualmente, con los alimentos equilibrados especiales para psitáceos, no es necesario intentar reproducir totalmente lo que el ave come en la naturaleza. Solo hay que estar atento a la cantidad de grasa, nivel de proteína, y a la forma o consistencia del alimento apropiado para cada tipo de psitácido.

La dieta de los psitácidos no responde a un modelo único, sino que existen distintos patrones de alimentación que pueden agruparse como sigue:

Grupo 1sArticle-20100827064114-42 Alimentación de los psitácidos en cautividad Alimentación de los psitácidos en cautividad sArticle 20100827064114 42

La mayoría de los psitáceos de este grupo pertenecen a las regiones áridas y necesitan una alimentación baja en grasas y alta en proteína. Les gustan las verduras y no les gusta la fruta dulce, sólo las tiernas, como manzana, uva, etc. Todos ellos aceptan bien el alimento seco (pellets) entero o en polvo, y los granos hervidos. Para los de talla más pequeña, esta mixtura puede servirse molida.

Este grupo incluye a las aves australianas Platycercus (Rosellas), Psephotus (Rabadilla Roja y afines), Neophema (Bourke, Turquesa, Espléndido), las africanas Poicephalus (Loro del Senegal y Meyer), y los Forpus, y Bolborhynchus de América del Sur

sArticle-20100827064157-90 Alimentación de los psitácidos en cautividad Alimentación de los psitácidos en cautividad sArticle 20100827064157 90

 Grupo 2

En este grupo se encuentran las aves que aprecian el alimento un poco  más húmedo, pero también necesitan mucha proteína.Tampoco les  gustan las frutas dulces, pero consumen mucho las tiernas y aceptan muy  bien los granos hervidos sin moler como por ejemplo los Alisterus (Periquito Real), Aprosmictus (Erytroptera), Polytelis (Barraband),  Purpuricephalus spurius, Barnardius (Port Lincol Cyanoramphus (Kakariki), todos ellos de Oceanía; el Psitaccus  (Loro gris) y las Psitáculas africanas, y en América la Cotorra de la Patagonia y las Pyrrhuras.

No incluyo en este grupo a los Agapornis, pues tengo poca experiencia con ellos. Únicamente he reproducido el  Agapornis cana, que incluiría dentro del primer grupo junto con los Forpus.
Durante algunos años tuve unos Agapornis pullaria que tienen unos gustos muy especiales, eran complicados  amantes de los germinados, tallos e higos.

 

 

Grupo 3sArticle-20100827064440-30 Alimentación de los psitácidos en cautividad Alimentación de los psitácidos en cautividad sArticle 20100827064440 30

En este grupo incluyo aquellos que gustan de los higos, guayabas, kiwi (siempre frutas con semillas crujientes), y sobre todo los tallos, legumbres como zanahorias y remolacha en tiras, así como verduras con fibra, además de la dieta del grupo anterior (nada de frutas dulces).

En este grupo se encuentran psitácidos como los loritos de la higuera (Psitacularostris) de Nueva Guinea, los Eclectus (extendidos por numerosas islas del Pacífico, Indonesia y Australia), Triclaria malachitácea y Pionopsitta pileatea, del SE de Brasil, y los Tanygnathus (parecidos a los Eclectus), que se encuentran en Indonesia, islas Filipinas y Molucas .

 

 

sArticle-20100827063838-82 Alimentación de los psitácidos en cautividad Alimentación de los psitácidos en cautividad sArticle 20100827063838 82 Grupo 4

Este grupo está formado por especies del tipo “come de todo”, pero hay que         tener cuidado con las grasas, pues tienen tendencias sedentarias, Les gustan todas las frutas, incluso las dulces. En este   grupo se encuentran: Las Amazonas. Los Pionus. Les siguen las Aratingas, en cuanto a una mayor cantidad de grasas       consumidas y por tanto pipas de girasol, que comen de todo, incluso frutas (de todo tipo), así como trozos de coco y         también les gusta la papilla de los Lorys. Sin embargo, como son aves muy activas es difícil que engorden, por todo ello   son las más fáciles de mantener en cuatividad de todo el grupo. De todas las Aratingas, la Guarouba es la que necesita     más grasa y frutas.

Las Aras de gran tamaño (las pequeñas comen lo mismo que las Aratingas), incorporan una elevada tasa de grasa a su     alimentación, pues en libertad consumen una gran cantidad de frutos de palmera. Los más vinculados con estos frutos   son los Anodorhyncus. Para las Aras, el componente más recomendable de su dieta son los frutos secos,                               ofrecidos junto  con las semillas secas por la tarde, aunque resulta muy difícil recomendar un producto tan caro, pero     si se tienen pocas  Aras merece la pena darles frutos secos, ya que además de su valor nutritivo facilitan que las aves         mantengan sus mandíbulas en forma. Su cascara dura las convierte en una terapia ocupacional excelente, pues las  Aras pasan mucho tiempo con ellas en el pico, amasándolas y triturándolas. Los frutos secos deben ofrecerse con cascara. Cuando hablamos de grasa en relación con los frutos secos conviene remarcar que se trata de un tipo de grasa saludable, sin colesterol, distinta de la perjudicial grasa animal. El coco contiene grasa saturada y por tanto debe usarse con cuidado, sobre todo con aves inactivas o que dispongan de poco espacio.

El psitácido que más se beneficia con estos frutos es la cacatúa Probosciger aterrimus. En un ave tan cara no debe economizarse en su alimentación. Esta cacatúa es difícil de alimentar ya que no le gustan las frutas ni las verduras. Sin embargo los frutos secos serán ávidamente aceptados. También les gustan los cítricos en general. No obstante, el resto de cacatúas negras tienen una dieta entre la Probosciger y las Rosellas.

sArticle-20100827064120-14 Alimentación de los psitácidos en cautividad Alimentación de los psitácidos en cautividad sArticle 20100827064120 14

Grupo 5

En este grupo encontramos todas las especies que tienen la fruta como preferencia y necesidad básica: los Brotogeris y los Pionites. La alimentación es la misma que en las Aratingas, pero con mayor cantidad de fruta. Todas las aves de este grupo adoran también la papilla para Loris. Esta papilla es asimismo el alimento principal de los Loriculus.

 

sArticle-20100827064058-41 Alimentación de los psitácidos en cautividad Alimentación de los psitácidos en cautividad sArticle 20100827064058 41 Grupo 6

Por último tenemos los Loris, los sufridores de la familia, que siempre pasan  hambre o comen comida pasada. Tuve un criadero de Loris con unas 60 parejas y me deshice de ellos, pues los  polluelos morían por mala nutrición, tanto antes de la venta como en las tiendas o en el poseedor final. Regalé  licuadoras a los comerciantes para que hicieran la papilla para los Loris. Todos lo hacían cuando yo estaba delante pero  volvían a darles pipas de girasol en cuanto me daba la vuelta.

Publicado con la autorización

de la revista brasileña

ACTUALIDADES ORNITOLÓGICAS, Mayo/Junio 1997