En este artículo podremos aprender a adiestrar un loro para que hable. El adiestramiento del loro se basará en la repetición de palabras y premios.

En la naturaleza, las aves se gritan unas a otras para comunicarse el hallazgo de comida, como alarma de algún peligro, para atraer a la pareja y mantener los lazos de unión, para estimularla en la cría, para intimidar a los intrusos que entran en su territorio y también como medio para localizar a otros miembros de su bandada. Los loros cautivos siguen teniendo los mismos instintos. Son seres inteligentes y han aprendido los reclamos de su bandada (en este caso, nosotros). Por lo tanto, ellos nos hablan en nuestro idioma y, a veces, demuestran que pueden entender el significado de las palabras o frases usadas.

El mecanismo de la imitación

Cuando se trata de aves, todos los sonidos ( el habla, el canto, incluso el canto del gallo) se emiten a través de la faringe. El aire pasa por la faringe de los loros, estimula y hace vibrar las membranas y produce sonidos. Los músculos bronquiales y la tráquea se estiran y se relajan para cambiar los sonidos emitidos. Ninguna otra especie animal posee una faringe igual, y ninguna puede alcanzar las tonalidades de sonidos de los pájaros. Un cambio en el sonido de la voz del loro, puede ser indicio de que existe un problema médico. La zona que rodea a la faringe es una zona muy sensible a las infecciones respiratorias. Si notamos cualquier cambio de voz en nuestro loro debemos estar atentos y observar si existen otros síntomas que puedan hacernos sospechar que algo no va bien.

Los mejores habladores

srAdmin-20110505202303-91 adiestrar un loro para que hable Consejos para adiestrar un loro para que hable srAdmin 20110505202303 91

Los sondeos realizados entre los propietarios de loros cautivos concluyen que los mejores habladores son los yacos y los periquitos, por igual. Con estas especies, adiestrar un loro para que hable será una tarea más sencilla. Le siguen los loros del género Amazona, los del género Psittacula, la cotorra de pecho gris ( Myopsitta monachus), los conuros como la Aratinga acuticaudata y el Cyanoliseus patagonus, los minás y los loris.

Los minás, los yu-yus, el Yaco y las ninfas son excelentes imitadores de los sonidos familiares, como un timbre de teléfono o del micro-ondas, el claxón de un coche, el ladrido del perro o el silbido de su dueño. Las cacatúas, los guacamayos, los Eclectus y algunos conuros no tienen fama de ser habladores, sin embargo con un poco más de entrenamiento pueden también aprender a hablar.
Aunque en general, los Agapornis no hablan, conozco a dos de ellos, un macho y una hembra, que son capaces de repetir su nombre, un taco y un beso. Los loros jóvenes ( menos de un año de edad) son más aptos para aprender, y si son mansos o han sido criados a mano, aún existen mejores posibilidades para que hablen.
Recuerden que cada loro es un individuo. Los loros no habladores también merecen nuestro amor y respeto por sus otras cualidades.

Consejos para adiestrar un loro para que hable

La imitación de sonidos y palabras son comportamientos espontáneos. Debemos animar al loro cuando empiece a vocalizar. No se le puede forzar a hablar. Aunque podemos influir en la eficacia del adiestramiento del loro a través de la repetición, el tono de voz, el contenido emocional y el volumen. La primera palabra es la más difícil de enseñarle. Podemos hacerlo o bien repitiendo la palabra o frase regularmente durante el día, o bien en sesiones de unos 15 minutos. Estas sesiones pueden resultar aburridas para nosotros y quizás será necesario recurrir al uso de cintas magnetofónicas. Estas cintas resultan más eficaces si han sido grabadas con nuestra propia voz.

El tono de voz es un factor muy importante para adiestrar un loro para que hable. Los loros aprender a imitar frases dichas por voces con tonos agudos. De este modo, las mujeres consiguen más éxito como instructoras de la imitación.
Cuando al loro le toca un instructor masculino de voz más grave, su pronunciación es menos definida y clara. Otro loro hablador puede ser un instructor excelente. Es importante que las palabras o frases contengan algo emotivo; esto estimulará su adiestramiento. “Hola”, “Adiós”, “Qué pasa”, tacos y risas son fáciles de enseñar. Nuestras voces están llenas de emociones, y el loro estará interesado en repetirlas. La intensidad de la voz parece ser un aspecto que influye en el éxito del adiestramiento. Existe una combinación de tonalidad, entre el tono y la pronunciación que resulta más eficaz. Suena un poco como la voz del ventrilocuo – entre tonos altos y definidos, con la pronunciación exagerada.
Una de las cosas más importantes durante la tarea de adiestrar un loro para que hable es el premio. Cuando el loro repite con éxito la palabra deseada, hay que premiarlo inmediatamente, con un poco de su comida preferida. Si el loro repite la palabra deseada y le coge a usted sin un premio en la mano en el mismo instante, repita la palabra una y otra vez, mientras busca el premio. Nuestro objetivo es que el loro reconozca la palabra y animarlo a repetirla.
Una sugerencia, nunca use alabanzas como premio en el adiestramiento. La alabanza puede mezclarse con la palabra deseada.

No haga caso al loro si repite una palabra ya conocida mientras le enseña una de nueva. No demuestre ni risas, ni alabanzas con su uso. Si lo hacemos el loro perderá su concentración en la nueva palabra.
Fuera de las sesiones, continúe repitiendo y reforzando las palabras ya conocidas. Si no lo hace, el loro las olvidará.

Esperamos que con estos consejos para adiestrar un loro para que hable, consigáis que vuestros loros aprendan a reproducir palabras.

Paula van der Werken

Ilustración: Carles Puche